Acto 3 – Borrador

Acto 3

ACTO III

Una noche nublada y ventosa de otoño. Los últimos pálidos resplandores de la luz de luna se atenúan entre la salvaje confusión de las copas desnudas de los árboles. Se escuchan los gritos de los halcones nocturnos, búhos y otras aves que cazan durante la noche. Repentinamente todos estos sonidos se ahogan por el aterrador y largo aullido de un lobo, que crece más y más, y luego, súbitamente, cesa. Sigue el silencio.

Un enfermizo final de otoño pronto empieza a aparecer. Los árboles sin hojas del bosque erizados contra el cielo cenizo. Las blancas paredes de la cabaña de Lukash comienzan a asimar; y, reclinada contra una de las paredes, una oscura y raida figura se torna visible. Ella viste de negro, con un velo gris opaco, y su único ornamento es un diminuto ramillete de flores de arándano en su pecho.

Mientras conienza a amanecer en el claro del bosque, un gran tocón se vuelve visible en el punto en el que una vez estuvo el viejo roble, y junto, a un lado, se nota una tumba recientemente cubierta con tierra y aún no con césped.

Del bosque sale El Duende del Bosque. El viste una túnica gris y una capa de piel de lobo sobre su cabeza.

Duende del Bosque
Dirigiéndose a la figura que se reclina sobre el muro de la casa

¿Eres tu, mi niña?

Mavka
Moviéndose suavemente hacia él

Si. Soy yo.

Duende del Bosque

¿Y puede ser que “Aquel, quien mora en la roca” te ha permitido salir?

Mavka

Fue realmente tu ofensa la que me liberó para venir.

Duende del Bosque

¿Tu llamas “ofensa” a la venganza que yo tomé?
Fue un juicio justo el que realicé.
! Ese querido, vil y traicionero, de ti!
¿No fue justo hacerlo sentir
Al hacerlo por los bosques en forma de lobo vagar?
¡Ahora el nada mas que un lobo salvaje es!
Entonces dejemoslo nada más que gemir y aullar
Que sienta sed.
Y para el sabor de carne humana probar, no apaciguará
Sus tormentos y dolor.

Mavka

¡No te regocijes!
Pues ya lo he salvado. En mi corazón
He encontrado la palabra que le liberó
Que transforma en forma humana al bruto animal.

Duende del Bosque
Golpeando con su pie con furia, el parte su bordón en dos

¡Indigno en el nombre de la hija del bosque!
¡Tu alma no es más de la libertad del bosque,
Sino de la casa de la esclavitud!

Mavka

Oh, si tu superas,
Pero si tu supieras lo terrible que fue….
Dormí un sueño de piedra en la roca,
En las profundidades, en la oscuridad, húmeda y fría,
¡Cuando lo! Un horrible eco limpio rompió,
La impregnable roca, un largo aullido.
El salvaje desesperado aullido vino llevando sobre
Las oscuras e inertes aguas y emitió
Vibraciones hace tiempo dede que mudo en ese lugar quedó…
Y yo desperté. Cono un incendio subterráneo
Mi ardiente piedad partió la bóveda de granito,
Y sali de nuevo hacia la luz.
La magica palabra revivió mis mudos labios
Forge un milagro…. Y solo supe
Que al olvido destinada no fui.

Duende del Bosque

¿Donde el ahora está?
¿Porqué no te acompaña?
¿Es su ingratitud tan eterna
Como tu inmortal amor?

Mavka

Ah, gran Señor,
¡Tu pudiste sino haberlo visto a el!
El en su forma humana,
Hundido frente a mi,
Como un arce que cayó….
El, en humillación, alzó hacia mi
Un semblante con tal angustia, lleno de dolor,
Y en profundo arrepentimiento, y desesperanza…
¡Nada sino un rostro humano asi se podría ver!
Y aun, antes wue una palabra yo pudiera decir,
Saltó convulsivamente sobre sus pies,
Y, cubriendo su rostro con temblorosas manos,
Entre los arbustos a prisa se metió, y desapareció.

Duende del Bosque

¿Que piensas hacer ahora, mi niña?

Mavka

Yo no se…. Yo, como una sombra, vago
Alrededor de esta jata y nontengo mas fuerzas
Para dejar este lugar… Pues siento en mi corazón
Muy fuerte que el regresará…..

Duende del Bosque
Tras un momento de silencio en el que Mavka recupera su posición recostada sobre la pared

¡Pobre niña!
¿Porqué nos dejaste por esa tierra de gloom?
¿No pudiste en nuestras arboledas descansar?
Ve como el sauce por ti espera;
Ya, tiempo hace, tu cama tendió,
Y gime por tu lara desaparición.
Ve allí y descansa.

Mavka
suavemente

Ah, Gran Señor, pero no puedo.


Duende del bosque, sighing deeply, se introduce en el bosque. Desde éste sule escucha un stamping violento como si alguien estuviera cabalgando a prisa. Y luego cesa.

Kutz
Viene saltando y hopping de detrás de la casa, sobando sus manos, pero se detiene al notar a Mavka.

¿Mavka, estás aquí?

Mavka

¿Y tu?
¿Porqué estás tu aquí?

Kutz

Tenía su caballo, pero de regreso lo trajem
Gloriosa cabalgata me dio esta última vez.
¡Nadie nunca más lo montará!

Mavka

¡Desvergonzado!
¡Desgracia de nuestro bosque!
¿Es así como a Tio Lev tu permaneces fiel?

Kutz

Nuestra buena fe con él murió.

Mavka

¡Que!
¿Tio Lev falleció?

Kutz

Ahi está su tumba.
Lo sepultaron bajo el roble, pero ahora
el anciano tuvo que descansar al lado del tocón.

Mavka

Asi que, Ambos se fueron…. Fuerte presentimiento
Tuvo el que el invierno más no iba a ver…
Y se aproxima a la tumba
¡Ay! Mi corazón llora sobre el,
¡Mi único amigo humano! Si yo hubiera sino
Derramado lágrimas vivientes, yo regaría esta tierra
Con ellas y traería mirtos siemprevivos
Sobre vuestra tumba. Pero ahora estoy destituida;
Mi poder no tiene mas peso que hojas secas.

Kutz

La piedad no me sienta bien, pues aun debo confesar
Que siento pena por ese anciano,
pues el sabia como con nosotros bien vivir.
Con todos sus caballos que el estaba acostumbrado mantener.
Por las noches una cabra podía yo cabalgar,
Y como el relámpago, la cabra negra montaría,
Y sus caballos mientras tanto en paz dejaría.
Esas mujeres no pueden nuestras costumbres entender
Pues la cabra prontonse pusieron a vender
El roble de inmediato se dispusieron derribar,
Y la buena fe para con nosotros arruinar.
Bien, de vuelta logré a ellas pagar.
Sus caballos de tiro, que mas fueron a comprar,
Ellos hasta la muerte me puse a cabalgar.
A la bruja que como partera al viejo Nick viene a ayudar,
a ella logré pedir, como contra sus vacas las artes usar.
Y ella me logró bien ayudar. Oh, si, e¡ellos no lo van a olvidar!
Duende de Agua sus diques inundó;
Los bebés perdidos sus granos con moho rociaron;
Y ahora el espectro de la fiebre azotó,
Pues con desechos el lago llenaron.
Ellos nunca en esta paramo prosperarán,
Los Niños hambrientos su casa ya se pusieron a asechar.

Muertos de hambre
<ipequeñas criaturas marchitas, en harapos, sus rostros muestran los signos del hambre eterna, súbitamente aparecen de la esquina casa

¡Aquí estamos!
¡Quien nos llama!

Mavka

¡Ved, desapareced!
¡Nadie os ha llamado!

Un Muerto de hambre

La palabra ya salió,
No se puede retractar.

Muertos de hambre
Asediando el umbral

Hey, la puerta debes abrir
¡De una vez, de una vez!
¡De hambre vamos a morir, sufrir!

Mavka

¡No os dejaré entrar!

Muertos de hambre

¡Danos de comer!

Mavka

Nada os daré….

Muertos de hambre

¡Las flores de arándano en tu pecho!
¡Danoslas!

Mavka

Pero mi sangre es.

Muertos de hambre

¡No importa!
Nos gusta la sangre.

Uno de ellos se apura hacia ella y arranca la guirnalda de su pecho. Los otros se le arrojan al collar y pelean entre si como perros.

Kutz

¡Hey, muertos de hambre, parad!
¡Ella no es de la raza humana!….

Entonces ellos desisten, rechinando sus dientes y gimiendo por el hambre.

Muertos de Hambre
A Kutz

Bien, ¡o nos das algo de comer o te comemos a ti!
Y se le arrojan a Kutz, quien da un salto hacia atrás

Kutz

¡Tranquilos, tranquilos, despacio!

Muertos de hambre

¡Danos de comer!
¡Morimos de hambre!

Kutz

Un momento nada mas esperad;
Esas mujeres ahora despertaré.
Toda la comida conseguireis,
Y yo diversión conseguiré.
Entonces toma un puñado de tierra del suelo y lo arroja hacia la ventana, rompiendo el vidrio

Voz de la madre
Desde dentro

¡Oy! ¿Que fue eso?
¡Espiritus malignos de nuevo!

Kutz
Susurrando a los muertos de hambre

Ahora, ahora, vereis, ella despertó ;
Y pronto vuestros nombres escuchareis.
Pero sentaos aquí,
O de otra forma la dama un hechizo sobre vosotros pondrá,
Y bajo la tierra os enterrará.
Ella conoce el conjuro.

Los muertos de hambre se agazapan en una oscura esquina bajo el umbral. De dentro de la casa, tras las ventanas rotas, se escuchan los movimientos de Madre levantándose; luego su voz, junto a la de Kilina.

Madre

Casi ha despuntado el amanecer y ella aun duerme.
¡Kilina!, ¡Ey, Kilina! Aun ella duerme.
(¡Es que ella duerme por su bien!)
… ¡Levántate, levántate!
(¡Y si ella no se levantara!)….

Kilina
Somnolienta

¿Ahora que?
¿Que pasó?

Madre
con malicia

Levántate y ve a ordeñar esa vaca tuya,
La vaca fina, la de raza turca,
La que tu difunto marido te regaló.

Kilina
Ahora completamente despierta

Iré y la que aquí tengo ordeñaré;
Poco mas de tres gotas de leche me dará,
¿Una libra de mantequilla, eh?

Madre

A ti nonte conviene hablar.
¿De quien es la culpa de que mas leche no podamos tener
Sino de “la famosa señorita lechera”?…
¡Hey, woe!…
¡Una nuera asi!
¿Que hemos hecho,
Para merecer tal desgracia?

Kilina

¿Quien fue, querida,
Quien me envió la invitación?
¿Que hay con la desaliñada que tuviste alli?
¿Porqué no la tomaste y un poco vestiste?
Entonces tendrías la nuera que a tu gusto fuera.

Madre

¿Tu piensas asi?
¡Pero que es lo que ella hubiese sido!
Ese estúpido Lukash la abandonó por ti;
Y ella era obediente, amable, y buena,
No importando que le hicieras…
Tu la llamas desaliñada, ¿no es asi?
Pero tomaste su vestido verde
Y te hiciste uno que vistes para ti.
¡Que vergüenza!

Kilina

¿Y porque no?
¡Una tiene que buscar su propia ropa aquí!
He aquí mibesposo, a quien el viento se llevó m
Para mientras nos hundimos en pobreza.
Y no soy ni viuda ni esposa – ¡solo una abandonada!

Madre

¿Pudo algún esposo adaptarse a ti?
¡Tu, ambicioso tiburón!
Lo que tuvimos, lo has devorado
Tu y tu desvergonzada progenie
Ves… ¡Alli ellos se sientan!
¡Ojalá la hambruna os lleve un dia a todos!

Kilina

¡El hambre se lleva prinero a quien la invoca!

Al pronunciar estas palabras se abre súbitamente la puerta. Entran los muertos de hambre de un salto y corriendo dentro de lancasa, mientras Kutz huye y se interna en el pantano.

Kilina, con una cubeta en la mano, corre al arroyo del bosque y de un golpe la llena de agua, regresando a menor velocidad. Pero nota a Mavka, con su rostro cubierto pornel velo gris, recostada débilmente contra lanpared cerca de la entrada.

Kilina
Deteniéndose y colocando el cubo en el suelo

¿Oh Señor, quien es esta?…
¿Ey, escucha, borracha estás?…
¿O paralizada por el frío?
Y sacude a Mavka por el hombro

Mavka
Con dificultad, como luchando contra una somnolencia superior a sus fuerzas

El sueño me conquista…
El sueño del invierno.

Kilina
Quitando el velo de su rostro y reconociéndole

¿Porqué has venido aquí?
¿Talvez no te pagaron por tu labor?

Mavka
Como antes

Nadie nunca podrá pagarme lo que está hecho

Kilina

¿Entonces porque has venido?
El no está aquí.
¡Yo sé, vienes tras él!
Ven, confiesame,
¿Es el aún tu amante?

Mavka
como antes

Una vez tiempo atrás
Antes de este tenebroso día,
hubo un amanecer…
Pero ahora esta muerto…

Kilina

¡Has enloquecido!

Mavka

¡No, sana y libre otra vez!
Las nubes se amontonan en el cielo
Sinmeta alguna, para seguir muriendo…
¿A donde vuelan los relámpagos azules?

Kilina
Tomando a Mavka de la manga

¡Fuera!
¡No me espantes!
¿Porqué estás tu aquí?

Mavka
Un poco mas animada, se aleja un poco de la puerta

Pasé para ver vuan felices sois.

Kilina

¡Deseo que estés enmedio de tus encantos y hechizos!
Y Mavka repentinamente se transforma en un sauce, con hojas marchitas y ramas colgantes

Kilina
Recobrándose de su estupefacción, con malicia

¡Oh, a feliz hora lo dije!
¡Ahora puedes pararte aquí y ver todo lo que quieras…!

Niño
Viene corriendo de dentro de la casa, hacia Kilina

¡Ey, madre !
¿Donde estás?
Queremos comer,
¡Y la abuelita ni un poco nos dará!

Kilina

¿Ella no?
Agachandose y susurrando al niño
Detrás de la estufa oculte un pastel.
Cuando la abuelita salga, te lo comerás.

Niño
Señalando

¿Quien puso ese Sauce alli?
¿Fuiste tu?
¿Que hiciste para hacerlo?

Kilina

¿Que es eso para ti?

Niño

Me haré un silbato con él

Kilina

No me importa.

El niño rompe una ramilla y entra a la casa. Lukash sale del bosque, desarreglado, con el cabello largo, la ropa rota y sin capa o abrigo

Kilina
Al principio gritando de júbilo, pero inmediatamente cambiando a un tono serio, de enojo

¡Entonces aquí estás!
¿Donde has estado vagando todo este tiempo?

Lukash

No preguntes….

Kilina

¿No debo preguntar?
¡Tu huyes, pies sueltos (¿o patiperro?) , sabrá el Señor a dónde!
Anduviste vagando quién sabe dónde y dices: “¡No preguntes!”
Pero, querido, no necesito preguntarte a dónde…
A algún lugar en el que hay una taberna, dinde un tonto
Puede emborracharse, y apostar y oerder sus ropas.

Lukash

No había taberna…

Kilina

¡Necio quien eso crea!
Tarareando una canción
“He sido forzada a gastar una vida casada
Con este patético borracho…. “

Lukash

¡Cállate la noca! ¡Detente!
Kilina se detiene, viéndolo con mirada temerosa
Ves alli, déjame hacerte una pregunta, también.
¿Dónde está el roble de mi tío, el que estaba donde ese tocón?

Kilina
Confundida al principio, pero rápidamente recuperada

Bien… ¿Que debimos haber hecho?
¿Sufrir hambruna?
Los comerciantes vinieron, lo compraron, y eso fue todo.
¡Un roble es simplemente un árbol!

Lukash

Pero Tio Lev juró que
Nunca sería cortado

Kilina

Tu tío Lev
Está muerto y ya se fue, asi que… ¿de qué valía ese roble?
¿Acaso tu o yo juramos por algún roble?
Con gusto vendería también el maldito bosque completo
Hasta las raíces. Entonces tendríamos tierra
Como cualquier otro, y no este embrujado matorral.
Cuando entra la noche, el alma se aterroriza
¿Y que bien ganamos de todo eso?
Rascamos aquí en el bosque como lobos,
Y, realmente, pronto estaremos aullando como ellos.

Lukash

¡Shhh, shhh! ¡No hables así! ¡Cállate!
Su voz vibra con un terrorífico recelo
Vender el bosque….. Tumbarlo…. Y luego
No será como….. ¿Que acabas de decir?

Kilina

¿Que dije que?
Que como lobos….

Lukash
Agarrandola y cubriendo su boca con la mano

¡No digas eso!

Kilina
Liberándose de Lukash

¡Estas borracho, o loco, o alguien te embrujó!
Entra a la casa.

Lukash

Muy bien, iré.
Iré de una vez…. Pero primero beberé algo.

Se arrodilla y bebe del cubo. Entonces se levanta y clava la vista malhumorado en el espacip, sin moverse del punto.

Kilina

¿En qué estás pensando?

Lukash

¿Yo?…. No sé…
Pensativo
¿Alguien vino mientras no estuve?

Kilina
Maliciosa

¿Quién vendría aquí?

Lukash
Sobando sus ojos

Yo no sé….

Kilina
Con una sonrisa perversa

¿No sabes?
Pero tal vez yo si sé quién.

Lukash
Alarmado

¿Tu sabes?

Kilina

Lo que oíste

Madre
Sale corriendo de la casa y se apura a abrazar a Lukash. El recibe fríamente el abrazo.

¡Hijo mio!
¡Hijo mío!
¡Oh, querido!
¡Todo lo que he sufrido por esta perversa bruja!

Lukash
Estremecido

¿Que bruja?

Madre
Señalando a Kilina

¡Cual, esta de aquí!

Lukash
Con una risa desdeñosa

¿Asi que ella es la bruja?…. Bien, ese era tu destino
Seguramente, ser la suegra de una bruja.
¿Y quién tiene la culpa?
Tu la quisiste.

Madre

Si hubiese sabido que iba a ser tal perra,
Y tan sucia holgazán….

Kilina
Interrumpiendo

¡Ey, woe!
¡A quien se debe esto!
¡Nunca en el mundo hubo tal bruja,
Una perra tal como ella!
¡Ve que Madre tienes, Lukash!
Es tan dura como el hierro, ella te gastará.

Lukash

Y tu eres tan dura como ella, también.

Kilina

¡No esperaría ayuda de ti!
¡Como es la madre, es el hijo, la vida es asi!
¿Por qué enfermiza suerte me trajista aquí?
¿Para burlarte de mi?

Madre

¿Porque, hijo,
No le dices que se calle la boca?
¿Soy acaso un pelele para ser golpeada así por ella?

Lukash

¡Ey, ambas, denme un momento de paz!
¿Deseais que limpie esta casa
Y huya por mi bien?
¡Por Dios que lo haré!

Kilina
A Madre

Ves, eso es lo que te buscas

Madre

Espero que obtengas
Lo mismo de tu hijo, también.

Furiosa, entra a la casa de nuevo y en el umbral se topa con el hijo de Kilina, que viene saliendo con una sopilka de sauce en su mano.

¡Fuera de aqui, rapaz!

Le da un golpe al niño y entra somatando la puerta

Niño

¡O, papá, has vuelto!

Lukash

Si, hijo mio.
Poniendo un énfasis irónico a la palabra “hijo”

Kilina
Ofendida

Bien, dile al niño cómo debe llamarte ahora entonces..
¿Seria “tio”, no es así?

Lukash
Un poco avergonzado

¡No me importa cual!
¡Ven aqui, ven aquí, mi niño!
No temas.
Y acaricia el rubio cabello del niño
¿Así que tú solo hiciste la sopilka?

Niño

Si, yo fui.
Pero aun no sé cómo tocarla.
¡Muéstrame!
Y extiende la mano para ofrecer la sopilka a Lukash

Lukash

¡Eh, chico, mis días de tocar quedaron en el pasado!
Y cae en una triste reflexión

Niño
Persistente

¡Ah, no me quieres mostrar!
¡Madre, ey!
¿Porqué papá no me quiere enseñar?

Kilina

¿A quién le importa?
¡Ni que tant bueno fuera tocar eso!

Lukash

Aqui, dame la sopilka.
Y la toma
Muy fina, también.
¿La hiciste de sauce?

Niño

De ese árbol de allí.
Y señala el sauce en el que Mavka se convirtió

Lukash

Me parece que nunca lo había visto antes.
A Kilina
¿Tu lo plantaste?

Kilina

¿Quien lo podría haber plantado?
Alguna rama de sauce cayó alli y sacó raíces;
El agua la hizo crecer…. Y todas estas lluvias…

Niño
Insistente

¿Porqué no tocas un poquito?

Lukash
Ausente
¿Eh? ¿Tocar un poquito?…

Y comienza a tocar, al principio suabemente, y luego más y más recio, hasta que cae en la canción que alguna vez tocó a Mavka. Y cuando lo have, comienzan a emerger palabras de la sopilka:

“que deleitosa es la melodía
De confuso dolor y alegría;
Duele profundo en el pecho
Y el Corazón clava con una varilla”

NOTA: ESTE VERSO DEBE SER IDÉNTICO AL DEL ACTO 1

Lukash
Dejando caer de sus manos la sopilka

¿Que clase de sopilka es esta?
¡Magia negra!
¡Hechizos!
El niño, aterrorizado, huye y entra en la casa. Lukash agarra a Kilina por el hombro
¡Habla, hechicera!
¿Que árbol es ese?

Kilina

¡Ey, quita tus manos!
¿Como podría yo saber?
No me junto con espíritus del bosque
Como tu gente. ¡Ahora, córtalo si quieres!
Nadie te detiene. Te traigo el hacha.


Entra a la casa y sale con un hacha.

Lukash
Habiendo tomado el hacha, se acerca al árbol y le da un golpe. Pero este se estremece y emite un murmullo con sus hojas secas. Lukash se alista para atestar otro golpe pero sus brazos caen, impotentes.

No puedo levantar para nada mis brazos; no puedo…
Hay algo que agarra mi corazón…

Kilina

¡Déjame!

Ella entonces quita el hacha a Lukash y le inoarte un fuerte golpe al sauce. En ese mismo instante, comonla cola de un meteoro, cae Fuego Fatuo del aire encima y abraza al árbol

Fuego Fatuo

¡Te protegeré, amada mía!


Súbitamente, el árbol entra en llamas. Alcanzando las ramas superiores, el fuego se extiende por encima de la casa, prendiendo fuego al techo de paja. Las llamas rápidamente envuelven la construcción entera. Madre y el hijo de Kilina salen a prisa gritando “¡Fuego, fuego!, ¡Salvanos, ayuda!”. Madre y Kilina se apuran a timar lo que pueden del incendio. Llevan bultos y sacos sobre los que se posan los muertos de hambre, y luego construyen una barricada con los sacos y bultos, y se ocultan dentro. Los niños corren con cubos y vasijas de todo tipo, arrojando agua al fuego, pero ruge con demasiada furia paranser extinto.

Madre
A Lukash

¿Porqué te quedas alli parado?
¡Ayudannos a salvar nuestras pertenencias!

Lukash
Con sus ojos fijos en el tejado, del que emergen innumerables llamas en forma de flores

¿Mis bienes?
¿Tal vez se quemará también el mal?

La estructura de la casa se rompe, pilares de chispas y llamas vuelan alto, el techo colapsa y la casa conpleta queda en ruinas. Una nube oscura y pesada emerge del cielo y comienza a caer nieve. Pronto nonse puede ver nada debido al denso manto de nieve, excepto un brillo carmín donde el fuego arde aún. Gradualmente el brillo rojo se extingue y se detiene la nevada, dejando un punto negro en donde estuvo el fuego, aún humeante y silbando por el contacto con la nieve. Madre y los hijos de Kilina ya no se ven cin los sacos y bultos. A través de los copos de nieve asoman indistintamente una cabaña, un carro y algunos implementos de granja.

Kilina
Llevando el último bulto, toma a Lukash por la manga

¡Ey, Lukash, espabilate!
¡Ven, despierta!
¡Al menos me podrías ayudar a llevar esto!

Lukash

Ya te llevaste a todos los muertos de hambre contigo

Kilina

¡Ven, pellizcate!
¿De que estás hablando?

Lukash
Con una sonrisa tranquila

Ah, esposa, yo veo lo que tu no puedes….
Ahora he adquirido algún saber…

Kilina
Asustada

Oh, esposo, como puedes decir cosas tan raras…
¡Me asustas!

Lukash

¿Por que asustada?
Nunca temiste a un tonto;
¿Porqué temer ahora a un sabio?

Kilina

Ven, Lukash, querido, vamos de regreso al pueblo.

Lukash

Yo no iré.
Nunca dejaré el bosque.
Aquí permanecere.

Kilina

¿Que clase de trabajo podrás realizar aquí?

Lukash

¿Y porqué deberíamos trabajar?

Kilina

¿Pero nosotros aun tenemos para vivir?

Lukash

¿Y debemos vivir?

Kilina

¡Por Dios, esposo!
¿Has perdido completamente la cabeza, o que?
Probablemente lo que ha ocurrido aquí ha sido demasiado.
Ven a la aldea. Puedo encontrar una mujer
Cuyos conjuros romperan el encanto.
Y lo hala de la manga

Lukash
Viéndola con una sonrisa despreciativa

¿Quien va a quedarse a vigilar
Lo que quedó?
Señalando el carro y los implementos de granja

Kilina
Hablando como un ama de casa procupada por la economía

Oh, si, es cierto. Todo ello podría ser transportado.
¡Solo dejemoslos saber que nuestra casa se quemó
Y cada alma viviente estará pronto aquí!
Si, Lukash, tal vez tienes mejor que quedarte aquí.
Correré a algún lugar, pediré prestado un caballo,
Por joras todo ha estado rostizandose en el fuego.
Cargaremos esto en la carreta y lo llevaremos
Donde tu gente; talvez ellos nos recibirán…
¡Oy, woe! Tenemos que salvarnos de alguna manera..


Ella sale corriendo para internarse en el bosque mientras pronuncia estas últimas palabras. Lukash sigue su partida con una risa calmada cuando ella finalmente se pierde de vista.


Desde el bosque se aproxima una figura femenina, alta, que viste una túnica que llega hasta sus pies y también un tocado arreglado al estilo antiguo. Ella camina con un movimiento vacilante como si fuera movida por el viento, deteniéndose ahora y luego y doblandose como si buscara algo en el suelo. Cuando se ha acercado, se detiene al lado de las zarzamoras que crecen cerca de las ruinas incendiadas, se incorpora y revela un rostro femenino con características cansadas pero muy sinilares a las de Lukash.

Lukash

¿Quien eres tu?
¿Que haces aquí?

Fantasma

Soy tu destino perdido
Dentro de un laberinto metido
Por una maldad impensable.
Como sombra en la arboleda,
Siempre hilo y enebro,
Con tristes ojos un camino busco,
Que me conduzca al paraíso perdido.
Pero la vereda que trazaria,
Por la nieve se perdería;
Ahora en este laberinto,
¡Por siempre me he perdido!

Lukash

Detenlo, o destino mío,
De esta zarza un rocío;
Aun la nieve profunda sea, al mirar,
A través de su densidad pasar
Hasta que la vereda tu logres encontrar.

Destino

Una vez en primavera
Por estas tierras caminaba,
Y alli yo plantaba
En la vereda señales para ser guiada:
Lindas flores, ricas y delicadas.
Pero, descuidado, bajo tus pies,
La dulces flores pisoteaste.
Ahora bajo la nieve malezas y espinos crecen;
Cada señal se ha ido, lo sé.

Lukash

Busca entonces, Mi Destino,
Con tus manos entre la nieve, con tino,
Si por suerte un solo tallo,
De las flores aun crece..

Destino

Frías están ya mis manos,
Y mi fuerza decayó.
Aunque gimo y sollozo,
No me ha sido provechoso.
La muerte se aproxima;
Deberé partir.
Con un suspiro, Destino se mueve

Lukash
Esperezandose tras la partida de la figura

Dime, ¿como puede uno vivir
Cuando la felicidad se ha visto partir?

Destino
Señalando un punto en el suelo, a sus pies

¡Solo como una ramita pequeña,
Cortada, en el suelo tumbada!


Lukash se inclina en el punto en el quw Destino indicó y encuentra la sopilka de sauce que había dejado caer de sus manos. Lanlevanta y camina a través del claro del bosque, hacia el abedul. Toma asiento bajo sus largas ramas pasadas por la nieve, y da vueltas y vueltas a la sopilka entee sus manos, riendo en momentos como un niño.

Una figura blanca, etérea, con características que recuerdan a las de Mavka, aparece de detrás del abedul y se inclina sobre Lukash.

Figura de Mavka

¡O toca, toca, pon una voz a mi corazón!
¡Pues es lo único que de mi queda!

Lukash

¡Eres tu?
¿Y como un vampiro has venido
A succionar mi sangre? ¡Adelante, tómala!
Y se descubre el pecho
¡Ven, toma nueva vida de mi sangre!
Lo debes….
Pues la tuya yo he tomado….

Mavka

No, no, mi corazón amado,
Un alma a mi has dado,
Como el cuchillo afilado,
Una tierna voz al vástago cortado.

Lukash

¿Tu alma de mi?
¡Tu cuerpo yo destruí!
¡Pues eres ahora un fantasma,
Una sombra!
Y la ve con un dolor inexpresivo

Mavka

¡Ah, por ese cuerpo ya no busques, !
Pues ahora con brillos del fuego divino
Tan claro y reluciente como un buen vino
Que en burbujas radica su destino.

Sin valor, pero de polvo una pizca
Cuyos restos con la tierra mezclará,
Mas allá de esas aguas un sauce crecerá
De mi fin algo mas fuerte surgirá.

Y a mi aquí muchos buscarán perdidos,
Ricos, pobres, felices y deprimidos.
Sus penas me aterraran, sus triunfos me alegrarán,
A cada uno mi alma gentilmente hablará.

Y para todos y cada uno palabra hallaré:
Con mis hojas, calmada murmuraré;
La sopilka que de sauce tierna musica respira;
Rocío que de mis ramas sale con melancolía.

Y en místico discurso de vuelta les daré
Todas las tiernas melodías que tocarme tu solías
Para mi, en esa primavera perdida,
¡Toca de nuevo, amado, te lo pido!

Lukash comienza a tocar. Al principio su música es melancólica, como el viento invernal, como añorando algo que se ha perdido, algo inolvidable, pero pronto la invencible tonada del amor supera los tonos de nostalgia. Mientras la música va cambiando, también el invierno alrededor experimenta una transformación; los abedules rozan sus ondulantes hojas, los sonidos de la primavera se escuchan en las florecientes arboledas, el triste día de invierno pasa a una clara noche, alumbrada por la luna. Mavka repentinamente brilla en su antigua belkeza con su corona hecha de estrellas. Lukash, con un grito de feliz éxtasis, corre hacia ella.

El viento lleva las blancas flores de los árboles, las que caen y caen hasta que la pareja de amantes está cubierta por completo, y luego las flores se convierten en gruesos copos de nieve. Cuando deja de caer nieve, el paisaje es de nuevo invernal, con hieloncolgando pesadamente de las ramas de los árboles. Lukash está sentado solitario, recostado sobre el abedul, con la sopilka en sus manos, sus ojos cerrados y una feliz sonrisa dibujada en sus labios. Se queda allí sentado, sin movimiento. La nieve cae sobre él como una gruesa túnica hasta que su figura se vuelve indistinguible, y continúa cayendo, cayendo sin fin……

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s