Acto 3 – Borrador

Acto 3

ACTO III

Una noche nublada y ventosa de otoño. Los últimos pálidos resplandores de la luz de luna se atenúan entre la salvaje confusión de las copas desnudas de los árboles. Se escuchan los gritos de los halcones nocturnos, búhos y otras aves que cazan durante la noche. Repentinamente todos estos sonidos se ahogan por el aterrador y largo aullido de un lobo, que crece más y más, y luego, súbitamente, cesa. Sigue el silencio.

Un enfermizo final de otoño pronto empieza a aparecer. Los árboles sin hojas del bosque erizados contra el cielo cenizo. Las blancas paredes de la cabaña de Lukash comienzan a asimar; y, reclinada contra una de las paredes, una oscura y raida figura se torna visible. Ella viste de negro, con un velo gris opaco, y su único ornamento es un diminuto ramillete de flores de arándano en su pecho.

Mientras conienza a amanecer en el claro del bosque, un gran tocón se vuelve visible en el punto en el que una vez estuvo el viejo roble, y junto, a un lado, se nota una tumba recientemente cubierta con tierra y aún no con césped.

Del bosque sale El Duende del Bosque. El viste una túnica gris y una capa de piel de lobo sobre su cabeza.

Duende del Bosque
Dirigiéndose a la figura que se reclina sobre el muro de la casa

¿Eres tu, mi niña?

Mavka
Moviéndose suavemente hacia él

Si. Soy yo.

Duende del Bosque

¿Y puede ser que “Aquel, quien mora en la roca” te ha permitido salir?

Mavka

Fue realmente tu ofensa la que me liberó para venir.

Duende del Bosque

¿Tu llamas “ofensa” a la venganza que yo tomé?
Fue un juicio justo el que realicé.
! Ese querido, vil y traicionero, de ti!
¿No fue justo hacerlo sentir
Al hacerlo por los bosques en forma de lobo vagar?
¡Ahora el nada mas que un lobo salvaje es!
Entonces dejemoslo nada más que gemir y aullar
Que sienta sed.
Y para el sabor de carne humana probar, no apaciguará
Sus tormentos y dolor.

Mavka

¡No te regocijes!
Pues ya lo he salvado. En mi corazón
He encontrado la palabra que le liberó
Que transforma en forma humana al bruto animal.

Duende del Bosque
Golpeando con su pie con furia, el parte su bordón en dos

¡Indigno en el nombre de la hija del bosque!
¡Tu alma no es más de la libertad del bosque,
Sino de la casa de la esclavitud!

Mavka

Oh, si tu superas,
Pero si tu supieras lo terrible que fue….
Dormí un sueño de piedra en la roca,
En las profundidades, en la oscuridad, húmeda y fría,
¡Cuando lo! Un horrible eco limpio rompió,
La impregnable roca, un largo aullido.
El salvaje desesperado aullido vino llevando sobre
Las oscuras e inertes aguas y emitió
Vibraciones hace tiempo dede que mudo en ese lugar quedó…
Y yo desperté. Cono un incendio subterráneo
Mi ardiente piedad partió la bóveda de granito,
Y sali de nuevo hacia la luz.
La magica palabra revivió mis mudos labios
Forge un milagro…. Y solo supe
Que al olvido destinada no fui.

Duende del Bosque

¿Donde el ahora está?
¿Porqué no te acompaña?
¿Es su ingratitud tan eterna
Como tu inmortal amor?

Mavka

Ah, gran Señor,
¡Tu pudiste sino haberlo visto a el!
El en su forma humana,
Hundido frente a mi,
Como un arce que cayó….
El, en humillación, alzó hacia mi
Un semblante con tal angustia, lleno de dolor,
Y en profundo arrepentimiento, y desesperanza…
¡Nada sino un rostro humano asi se podría ver!
Y aun, antes wue una palabra yo pudiera decir,
Saltó convulsivamente sobre sus pies,
Y, cubriendo su rostro con temblorosas manos,
Entre los arbustos a prisa se metió, y desapareció.

Duende del Bosque

¿Que piensas hacer ahora, mi niña?

Mavka

Yo no se…. Yo, como una sombra, vago
Alrededor de esta jata y nontengo mas fuerzas
Para dejar este lugar… Pues siento en mi corazón
Muy fuerte que el regresará…..

Duende del Bosque
Tras un momento de silencio en el que Mavka recupera su posición recostada sobre la pared

¡Pobre niña!
¿Porqué nos dejaste por esa tierra de gloom?
¿No pudiste en nuestras arboledas descansar?
Ve como el sauce por ti espera;
Ya, tiempo hace, tu cama tendió,
Y gime por tu lara desaparición.
Ve allí y descansa.

Mavka
suavemente

Ah, Gran Señor, pero no puedo.


Duende del bosque, sighing deeply, se introduce en el bosque. Desde éste sule escucha un stamping violento como si alguien estuviera cabalgando a prisa. Y luego cesa.

Kutz
Viene saltando y hopping de detrás de la casa, sobando sus manos, pero se detiene al notar a Mavka.

¿Mavka, estás aquí?

Mavka

¿Y tu?
¿Porqué estás tu aquí?

Kutz

Tenía su caballo, pero de regreso lo trajem
Gloriosa cabalgata me dio esta última vez.
¡Nadie nunca más lo montará!

Mavka

¡Desvergonzado!
¡Desgracia de nuestro bosque!
¿Es así como a Tio Lev tu permaneces fiel?

Kutz

Nuestra buena fe con él murió.

Mavka

¡Que!
¿Tio Lev falleció?

Kutz

Ahi está su tumba.
Lo sepultaron bajo el roble, pero ahora
el anciano tuvo que descansar al lado del tocón.

Mavka

Asi que, Ambos se fueron…. Fuerte presentimiento
Tuvo el que el invierno más no iba a ver…
Y se aproxima a la tumba
¡Ay! Mi corazón llora sobre el,
¡Mi único amigo humano! Si yo hubiera sino
Derramado lágrimas vivientes, yo regaría esta tierra
Con ellas y traería mirtos siemprevivos
Sobre vuestra tumba. Pero ahora estoy destituida;
Mi poder no tiene mas peso que hojas secas.

Kutz

La piedad no me sienta bien, pues aun debo confesar
Que siento pena por ese anciano,
pues el sabia como con nosotros bien vivir.
Con todos sus caballos que el estaba acostumbrado mantener.
Por las noches una cabra podía yo cabalgar,
Y como el relámpago, la cabra negra montaría,
Y sus caballos mientras tanto en paz dejaría.
Esas mujeres no pueden nuestras costumbres entender
Pues la cabra prontonse pusieron a vender
El roble de inmediato se dispusieron derribar,
Y la buena fe para con nosotros arruinar.
Bien, de vuelta logré a ellas pagar.
Sus caballos de tiro, que mas fueron a comprar,
Ellos hasta la muerte me puse a cabalgar.
A la bruja que como partera al viejo Nick viene a ayudar,
a ella logré pedir, como contra sus vacas las artes usar.
Y ella me logró bien ayudar. Oh, si, e¡ellos no lo van a olvidar!
Duende de Agua sus diques inundó;
Los bebés perdidos sus granos con moho rociaron;
Y ahora el espectro de la fiebre azotó,
Pues con desechos el lago llenaron.
Ellos nunca en esta paramo prosperarán,
Los Niños hambrientos su casa ya se pusieron a asechar.

Muertos de hambre
<ipequeñas criaturas marchitas, en harapos, sus rostros muestran los signos del hambre eterna, súbitamente aparecen de la esquina casa

¡Aquí estamos!
¡Quien nos llama!

Mavka

¡Ved, desapareced!
¡Nadie os ha llamado!

Un Muerto de hambre

La palabra ya salió,
No se puede retractar.

Muertos de hambre
Asediando el umbral

Hey, la puerta debes abrir
¡De una vez, de una vez!
¡De hambre vamos a morir, sufrir!

Mavka

¡No os dejaré entrar!

Muertos de hambre

¡Danos de comer!

Mavka

Nada os daré….

Muertos de hambre

¡Las flores de arándano en tu pecho!
¡Danoslas!

Mavka

Pero mi sangre es.

Muertos de hambre

¡No importa!
Nos gusta la sangre.

Uno de ellos se apura hacia ella y arranca la guirnalda de su pecho. Los otros se le arrojan al collar y pelean entre si como perros.

Kutz

¡Hey, muertos de hambre, parad!
¡Ella no es de la raza humana!….

Entonces ellos desisten, rechinando sus dientes y gimiendo por el hambre.

Muertos de Hambre
A Kutz

Bien, ¡o nos das algo de comer o te comemos a ti!
Y se le arrojan a Kutz, quien da un salto hacia atrás

Kutz

¡Tranquilos, tranquilos, despacio!

Muertos de hambre

¡Danos de comer!
¡Morimos de hambre!

Kutz

Un momento nada mas esperad;
Esas mujeres ahora despertaré.
Toda la comida conseguireis,
Y yo diversión conseguiré.
Entonces toma un puñado de tierra del suelo y lo arroja hacia la ventana, rompiendo el vidrio

Voz de la madre
Desde dentro

¡Oy! ¿Que fue eso?
¡Espiritus malignos de nuevo!

Kutz
Susurrando a los muertos de hambre

Ahora, ahora, vereis, ella despertó ;
Y pronto vuestros nombres escuchareis.
Pero sentaos aquí,
O de otra forma la dama un hechizo sobre vosotros pondrá,
Y bajo la tierra os enterrará.
Ella conoce el conjuro.

Los muertos de hambre se agazapan en una oscura esquina bajo el umbral. De dentro de la casa, tras las ventanas rotas, se escuchan los movimientos de Madre levantándose; luego su voz, junto a la de Kilina.

Madre

Casi ha despuntado el amanecer y ella aun duerme.
¡Kilina!, ¡Ey, Kilina! Aun ella duerme.
(¡Es que ella duerme por su bien!)
… ¡Levántate, levántate!
(¡Y si ella no se levantara!)….

Kilina
Somnolienta

¿Ahora que?
¿Que pasó?

Madre
con malicia

Levántate y ve a ordeñar esa vaca tuya,
La vaca fina, la de raza turca,
La que tu difunto marido te regaló.

Kilina
Ahora completamente despierta

Iré y la que aquí tengo ordeñaré;
Poco mas de tres gotas de leche me dará,
¿Una libra de mantequilla, eh?

Madre

A ti nonte conviene hablar.
¿De quien es la culpa de que mas leche no podamos tener
Sino de “la famosa señorita lechera”?…
¡Hey, woe!…
¡Una nuera asi!
¿Que hemos hecho,
Para merecer tal desgracia?

Kilina

¿Quien fue, querida,
Quien me envió la invitación?
¿Que hay con la desaliñada que tuviste alli?
¿Porqué no la tomaste y un poco vestiste?
Entonces tendrías la nuera que a tu gusto fuera.

Madre

¿Tu piensas asi?
¡Pero que es lo que ella hubiese sido!
Ese estúpido Lukash la abandonó por ti;
Y ella era obediente, amable, y buena,
No importando que le hicieras…
Tu la llamas desaliñada, ¿no es asi?
Pero tomaste su vestido verde
Y te hiciste uno que vistes para ti.
¡Que vergüenza!

Kilina

¿Y porque no?
¡Una tiene que buscar su propia ropa aquí!
He aquí mibesposo, a quien el viento se llevó m
Para mientras nos hundimos en pobreza.
Y no soy ni viuda ni esposa – ¡solo una abandonada!

Madre

¿Pudo algún esposo adaptarse a ti?
¡Tu, ambicioso tiburón!
Lo que tuvimos, lo has devorado
Tu y tu desvergonzada progenie
Ves… ¡Alli ellos se sientan!
¡Ojalá la hambruna os lleve un dia a todos!

Kilina

¡El hambre se lleva prinero a quien la invoca!

Al pronunciar estas palabras se abre súbitamente la puerta. Entran los muertos de hambre de un salto y corriendo dentro de lancasa, mientras Kutz huye y se interna en el pantano.

Kilina, con una cubeta en la mano, corre al arroyo del bosque y de un golpe la llena de agua, regresando a menor velocidad. Pero nota a Mavka, con su rostro cubierto pornel velo gris, recostada débilmente contra lanpared cerca de la entrada.

Kilina
Deteniéndose y colocando el cubo en el suelo

¿Oh Señor, quien es esta?…
¿Ey, escucha, borracha estás?…
¿O paralizada por el frío?
Y sacude a Mavka por el hombro

Mavka
Con dificultad, como luchando contra una somnolencia superior a sus fuerzas

El sueño me conquista…
El sueño del invierno.

Kilina
Quitando el velo de su rostro y reconociéndole

¿Porqué has venido aquí?
¿Talvez no te pagaron por tu labor?

Mavka
Como antes

Nadie nunca podrá pagarme lo que está hecho

Kilina

¿Entonces porque has venido?
El no está aquí.
¡Yo sé, vienes tras él!
Ven, confiesame,
¿Es el aún tu amante?

Mavka
como antes

Una vez tiempo atrás
Antes de este tenebroso día,
hubo un amanecer…
Pero ahora esta muerto…

Kilina

¡Has enloquecido!

Mavka

¡No, sana y libre otra vez!
Las nubes se amontonan en el cielo
Sinmeta alguna, para seguir muriendo…
¿A donde vuelan los relámpagos azules?

Kilina
Tomando a Mavka de la manga

¡Fuera!
¡No me espantes!
¿Porqué estás tu aquí?

Mavka
Un poco mas animada, se aleja un poco de la puerta

Pasé para ver vuan felices sois.

Kilina

¡Deseo que estés enmedio de tus encantos y hechizos!
Y Mavka repentinamente se transforma en un sauce, con hojas marchitas y ramas colgantes

Kilina
Recobrándose de su estupefacción, con malicia

¡Oh, a feliz hora lo dije!
¡Ahora puedes pararte aquí y ver todo lo que quieras…!

Niño
Viene corriendo de dentro de la casa, hacia Kilina

¡Ey, madre !
¿Donde estás?
Queremos comer,
¡Y la abuelita ni un poco nos dará!

Kilina

¿Ella no?
Agachandose y susurrando al niño
Detrás de la estufa oculte un pastel.
Cuando la abuelita salga, te lo comerás.

Niño
Señalando

¿Quien puso ese Sauce alli?
¿Fuiste tu?
¿Que hiciste para hacerlo?

Kilina

¿Que es eso para ti?

Niño

Me haré un silbato con él

Kilina

No me importa.

El niño rompe una ramilla y entra a la casa. Lukash sale del bosque, desarreglado, con el cabello largo, la ropa rota y sin capa o abrigo

Kilina
Al principio gritando de júbilo, pero inmediatamente cambiando a un tono serio, de enojo

¡Entonces aquí estás!
¿Donde has estado vagando todo este tiempo?

Lukash

No preguntes….

Kilina

¿No debo preguntar?
¡Tu huyes, pies sueltos (¿o patiperro?) , sabrá el Señor a dónde!
Anduviste vagando quién sabe dónde y dices: “¡No preguntes!”
Pero, querido, no necesito preguntarte a dónde…
A algún lugar en el que hay una taberna, dinde un tonto
Puede emborracharse, y apostar y oerder sus ropas.

Lukash

No había taberna…

Kilina

¡Necio quien eso crea!
Tarareando una canción
“He sido forzada a gastar una vida casada
Con este patético borracho…. “

Lukash

¡Cállate la noca! ¡Detente!
Kilina se detiene, viéndolo con mirada temerosa
Ves alli, déjame hacerte una pregunta, también.
¿Dónde está el roble de mi tío, el que estaba donde ese tocón?

Kilina
Confundida al principio, pero rápidamente recuperada

Bien… ¿Que debimos haber hecho?
¿Sufrir hambruna?
Los comerciantes vinieron, lo compraron, y eso fue todo.
¡Un roble es simplemente un árbol!

Lukash

Pero Tio Lev juró que
Nunca sería cortado

Kilina

Tu tío Lev
Está muerto y ya se fue, asi que… ¿de qué valía ese roble?
¿Acaso tu o yo juramos por algún roble?
Con gusto vendería también el maldito bosque completo
Hasta las raíces. Entonces tendríamos tierra
Como cualquier otro, y no este embrujado matorral.
Cuando entra la noche, el alma se aterroriza
¿Y que bien ganamos de todo eso?
Rascamos aquí en el bosque como lobos,
Y, realmente, pronto estaremos aullando como ellos.

Lukash

¡Shhh, shhh! ¡No hables así! ¡Cállate!
Su voz vibra con un terrorífico recelo
Vender el bosque….. Tumbarlo…. Y luego
No será como….. ¿Que acabas de decir?

Kilina

¿Que dije que?
Que como lobos….

Lukash
Agarrandola y cubriendo su boca con la mano

¡No digas eso!

Kilina
Liberándose de Lukash

¡Estas borracho, o loco, o alguien te embrujó!
Entra a la casa.

Lukash

Muy bien, iré.
Iré de una vez…. Pero primero beberé algo.

Se arrodilla y bebe del cubo. Entonces se levanta y clava la vista malhumorado en el espacip, sin moverse del punto.

Kilina

¿En qué estás pensando?

Lukash

¿Yo?…. No sé…
Pensativo
¿Alguien vino mientras no estuve?

Kilina
Maliciosa

¿Quién vendría aquí?

Lukash
Sobando sus ojos

Yo no sé….

Kilina
Con una sonrisa perversa

¿No sabes?
Pero tal vez yo si sé quién.

Lukash
Alarmado

¿Tu sabes?

Kilina

Lo que oíste

Madre
Sale corriendo de la casa y se apura a abrazar a Lukash. El recibe fríamente el abrazo.

¡Hijo mio!
¡Hijo mío!
¡Oh, querido!
¡Todo lo que he sufrido por esta perversa bruja!

Lukash
Estremecido

¿Que bruja?

Madre
Señalando a Kilina

¡Cual, esta de aquí!

Lukash
Con una risa desdeñosa

¿Asi que ella es la bruja?…. Bien, ese era tu destino
Seguramente, ser la suegra de una bruja.
¿Y quién tiene la culpa?
Tu la quisiste.

Madre

Si hubiese sabido que iba a ser tal perra,
Y tan sucia holgazán….

Kilina
Interrumpiendo

¡Ey, woe!
¡A quien se debe esto!
¡Nunca en el mundo hubo tal bruja,
Una perra tal como ella!
¡Ve que Madre tienes, Lukash!
Es tan dura como el hierro, ella te gastará.

Lukash

Y tu eres tan dura como ella, también.

Kilina

¡No esperaría ayuda de ti!
¡Como es la madre, es el hijo, la vida es asi!
¿Por qué enfermiza suerte me trajista aquí?
¿Para burlarte de mi?

Madre

¿Porque, hijo,
No le dices que se calle la boca?
¿Soy acaso un pelele para ser golpeada así por ella?

Lukash

¡Ey, ambas, denme un momento de paz!
¿Deseais que limpie esta casa
Y huya por mi bien?
¡Por Dios que lo haré!

Kilina
A Madre

Ves, eso es lo que te buscas

Madre

Espero que obtengas
Lo mismo de tu hijo, también.

Furiosa, entra a la casa de nuevo y en el umbral se topa con el hijo de Kilina, que viene saliendo con una sopilka de sauce en su mano.

¡Fuera de aqui, rapaz!

Le da un golpe al niño y entra somatando la puerta

Niño

¡O, papá, has vuelto!

Lukash

Si, hijo mio.
Poniendo un énfasis irónico a la palabra “hijo”

Kilina
Ofendida

Bien, dile al niño cómo debe llamarte ahora entonces..
¿Seria “tio”, no es así?

Lukash
Un poco avergonzado

¡No me importa cual!
¡Ven aqui, ven aquí, mi niño!
No temas.
Y acaricia el rubio cabello del niño
¿Así que tú solo hiciste la sopilka?

Niño

Si, yo fui.
Pero aun no sé cómo tocarla.
¡Muéstrame!
Y extiende la mano para ofrecer la sopilka a Lukash

Lukash

¡Eh, chico, mis días de tocar quedaron en el pasado!
Y cae en una triste reflexión

Niño
Persistente

¡Ah, no me quieres mostrar!
¡Madre, ey!
¿Porqué papá no me quiere enseñar?

Kilina

¿A quién le importa?
¡Ni que tant bueno fuera tocar eso!

Lukash

Aqui, dame la sopilka.
Y la toma
Muy fina, también.
¿La hiciste de sauce?

Niño

De ese árbol de allí.
Y señala el sauce en el que Mavka se convirtió

Lukash

Me parece que nunca lo había visto antes.
A Kilina
¿Tu lo plantaste?

Kilina

¿Quien lo podría haber plantado?
Alguna rama de sauce cayó alli y sacó raíces;
El agua la hizo crecer…. Y todas estas lluvias…

Niño
Insistente

¿Porqué no tocas un poquito?

Lukash
Ausente
¿Eh? ¿Tocar un poquito?…

Y comienza a tocar, al principio suabemente, y luego más y más recio, hasta que cae en la canción que alguna vez tocó a Mavka. Y cuando lo have, comienzan a emerger palabras de la sopilka:

“que deleitosa es la melodía
De confuso dolor y alegría;
Duele profundo en el pecho
Y el Corazón clava con una varilla”

NOTA: ESTE VERSO DEBE SER IDÉNTICO AL DEL ACTO 1

Lukash
Dejando caer de sus manos la sopilka

¿Que clase de sopilka es esta?
¡Magia negra!
¡Hechizos!
El niño, aterrorizado, huye y entra en la casa. Lukash agarra a Kilina por el hombro
¡Habla, hechicera!
¿Que árbol es ese?

Kilina

¡Ey, quita tus manos!
¿Como podría yo saber?
No me junto con espíritus del bosque
Como tu gente. ¡Ahora, córtalo si quieres!
Nadie te detiene. Te traigo el hacha.


Entra a la casa y sale con un hacha.

Lukash
Habiendo tomado el hacha, se acerca al árbol y le da un golpe. Pero este se estremece y emite un murmullo con sus hojas secas. Lukash se alista para atestar otro golpe pero sus brazos caen, impotentes.

No puedo levantar para nada mis brazos; no puedo…
Hay algo que agarra mi corazón…

Kilina

¡Déjame!

Ella entonces quita el hacha a Lukash y le inoarte un fuerte golpe al sauce. En ese mismo instante, comonla cola de un meteoro, cae Fuego Fatuo del aire encima y abraza al árbol

Fuego Fatuo

¡Te protegeré, amada mía!


Súbitamente, el árbol entra en llamas. Alcanzando las ramas superiores, el fuego se extiende por encima de la casa, prendiendo fuego al techo de paja. Las llamas rápidamente envuelven la construcción entera. Madre y el hijo de Kilina salen a prisa gritando “¡Fuego, fuego!, ¡Salvanos, ayuda!”. Madre y Kilina se apuran a timar lo que pueden del incendio. Llevan bultos y sacos sobre los que se posan los muertos de hambre, y luego construyen una barricada con los sacos y bultos, y se ocultan dentro. Los niños corren con cubos y vasijas de todo tipo, arrojando agua al fuego, pero ruge con demasiada furia paranser extinto.

Madre
A Lukash

¿Porqué te quedas alli parado?
¡Ayudannos a salvar nuestras pertenencias!

Lukash
Con sus ojos fijos en el tejado, del que emergen innumerables llamas en forma de flores

¿Mis bienes?
¿Tal vez se quemará también el mal?

La estructura de la casa se rompe, pilares de chispas y llamas vuelan alto, el techo colapsa y la casa conpleta queda en ruinas. Una nube oscura y pesada emerge del cielo y comienza a caer nieve. Pronto nonse puede ver nada debido al denso manto de nieve, excepto un brillo carmín donde el fuego arde aún. Gradualmente el brillo rojo se extingue y se detiene la nevada, dejando un punto negro en donde estuvo el fuego, aún humeante y silbando por el contacto con la nieve. Madre y los hijos de Kilina ya no se ven cin los sacos y bultos. A través de los copos de nieve asoman indistintamente una cabaña, un carro y algunos implementos de granja.

Kilina
Llevando el último bulto, toma a Lukash por la manga

¡Ey, Lukash, espabilate!
¡Ven, despierta!
¡Al menos me podrías ayudar a llevar esto!

Lukash

Ya te llevaste a todos los muertos de hambre contigo

Kilina

¡Ven, pellizcate!
¿De que estás hablando?

Lukash
Con una sonrisa tranquila

Ah, esposa, yo veo lo que tu no puedes….
Ahora he adquirido algún saber…

Kilina
Asustada

Oh, esposo, como puedes decir cosas tan raras…
¡Me asustas!

Lukash

¿Por que asustada?
Nunca temiste a un tonto;
¿Porqué temer ahora a un sabio?

Kilina

Ven, Lukash, querido, vamos de regreso al pueblo.

Lukash

Yo no iré.
Nunca dejaré el bosque.
Aquí permanecere.

Kilina

¿Que clase de trabajo podrás realizar aquí?

Lukash

¿Y porqué deberíamos trabajar?

Kilina

¿Pero nosotros aun tenemos para vivir?

Lukash

¿Y debemos vivir?

Kilina

¡Por Dios, esposo!
¿Has perdido completamente la cabeza, o que?
Probablemente lo que ha ocurrido aquí ha sido demasiado.
Ven a la aldea. Puedo encontrar una mujer
Cuyos conjuros romperan el encanto.
Y lo hala de la manga

Lukash
Viéndola con una sonrisa despreciativa

¿Quien va a quedarse a vigilar
Lo que quedó?
Señalando el carro y los implementos de granja

Kilina
Hablando como un ama de casa procupada por la economía

Oh, si, es cierto. Todo ello podría ser transportado.
¡Solo dejemoslos saber que nuestra casa se quemó
Y cada alma viviente estará pronto aquí!
Si, Lukash, tal vez tienes mejor que quedarte aquí.
Correré a algún lugar, pediré prestado un caballo,
Por joras todo ha estado rostizandose en el fuego.
Cargaremos esto en la carreta y lo llevaremos
Donde tu gente; talvez ellos nos recibirán…
¡Oy, woe! Tenemos que salvarnos de alguna manera..


Ella sale corriendo para internarse en el bosque mientras pronuncia estas últimas palabras. Lukash sigue su partida con una risa calmada cuando ella finalmente se pierde de vista.


Desde el bosque se aproxima una figura femenina, alta, que viste una túnica que llega hasta sus pies y también un tocado arreglado al estilo antiguo. Ella camina con un movimiento vacilante como si fuera movida por el viento, deteniéndose ahora y luego y doblandose como si buscara algo en el suelo. Cuando se ha acercado, se detiene al lado de las zarzamoras que crecen cerca de las ruinas incendiadas, se incorpora y revela un rostro femenino con características cansadas pero muy sinilares a las de Lukash.

Lukash

¿Quien eres tu?
¿Que haces aquí?

Fantasma

Soy tu destino perdido
Dentro de un laberinto metido
Por una maldad impensable.
Como sombra en la arboleda,
Siempre hilo y enebro,
Con tristes ojos un camino busco,
Que me conduzca al paraíso perdido.
Pero la vereda que trazaria,
Por la nieve se perdería;
Ahora en este laberinto,
¡Por siempre me he perdido!

Lukash

Detenlo, o destino mío,
De esta zarza un rocío;
Aun la nieve profunda sea, al mirar,
A través de su densidad pasar
Hasta que la vereda tu logres encontrar.

Destino

Una vez en primavera
Por estas tierras caminaba,
Y alli yo plantaba
En la vereda señales para ser guiada:
Lindas flores, ricas y delicadas.
Pero, descuidado, bajo tus pies,
La dulces flores pisoteaste.
Ahora bajo la nieve malezas y espinos crecen;
Cada señal se ha ido, lo sé.

Lukash

Busca entonces, Mi Destino,
Con tus manos entre la nieve, con tino,
Si por suerte un solo tallo,
De las flores aun crece..

Destino

Frías están ya mis manos,
Y mi fuerza decayó.
Aunque gimo y sollozo,
No me ha sido provechoso.
La muerte se aproxima;
Deberé partir.
Con un suspiro, Destino se mueve

Lukash
Esperezandose tras la partida de la figura

Dime, ¿como puede uno vivir
Cuando la felicidad se ha visto partir?

Destino
Señalando un punto en el suelo, a sus pies

¡Solo como una ramita pequeña,
Cortada, en el suelo tumbada!


Lukash se inclina en el punto en el quw Destino indicó y encuentra la sopilka de sauce que había dejado caer de sus manos. Lanlevanta y camina a través del claro del bosque, hacia el abedul. Toma asiento bajo sus largas ramas pasadas por la nieve, y da vueltas y vueltas a la sopilka entee sus manos, riendo en momentos como un niño.

Una figura blanca, etérea, con características que recuerdan a las de Mavka, aparece de detrás del abedul y se inclina sobre Lukash.

Figura de Mavka

¡O toca, toca, pon una voz a mi corazón!
¡Pues es lo único que de mi queda!

Lukash

¡Eres tu?
¿Y como un vampiro has venido
A succionar mi sangre? ¡Adelante, tómala!
Y se descubre el pecho
¡Ven, toma nueva vida de mi sangre!
Lo debes….
Pues la tuya yo he tomado….

Mavka

No, no, mi corazón amado,
Un alma a mi has dado,
Como el cuchillo afilado,
Una tierna voz al vástago cortado.

Lukash

¿Tu alma de mi?
¡Tu cuerpo yo destruí!
¡Pues eres ahora un fantasma,
Una sombra!
Y la ve con un dolor inexpresivo

Mavka

¡Ah, por ese cuerpo ya no busques, !
Pues ahora con brillos del fuego divino
Tan claro y reluciente como un buen vino
Que en burbujas radica su destino.

Sin valor, pero de polvo una pizca
Cuyos restos con la tierra mezclará,
Mas allá de esas aguas un sauce crecerá
De mi fin algo mas fuerte surgirá.

Y a mi aquí muchos buscarán perdidos,
Ricos, pobres, felices y deprimidos.
Sus penas me aterraran, sus triunfos me alegrarán,
A cada uno mi alma gentilmente hablará.

Y para todos y cada uno palabra hallaré:
Con mis hojas, calmada murmuraré;
La sopilka que de sauce tierna musica respira;
Rocío que de mis ramas sale con melancolía.

Y en místico discurso de vuelta les daré
Todas las tiernas melodías que tocarme tu solías
Para mi, en esa primavera perdida,
¡Toca de nuevo, amado, te lo pido!

Lukash comienza a tocar. Al principio su música es melancólica, como el viento invernal, como añorando algo que se ha perdido, algo inolvidable, pero pronto la invencible tonada del amor supera los tonos de nostalgia. Mientras la música va cambiando, también el invierno alrededor experimenta una transformación; los abedules rozan sus ondulantes hojas, los sonidos de la primavera se escuchan en las florecientes arboledas, el triste día de invierno pasa a una clara noche, alumbrada por la luna. Mavka repentinamente brilla en su antigua belkeza con su corona hecha de estrellas. Lukash, con un grito de feliz éxtasis, corre hacia ella.

El viento lleva las blancas flores de los árboles, las que caen y caen hasta que la pareja de amantes está cubierta por completo, y luego las flores se convierten en gruesos copos de nieve. Cuando deja de caer nieve, el paisaje es de nuevo invernal, con hieloncolgando pesadamente de las ramas de los árboles. Lukash está sentado solitario, recostado sobre el abedul, con la sopilka en sus manos, sus ojos cerrados y una feliz sonrisa dibujada en sus labios. Se queda allí sentado, sin movimiento. La nieve cae sobre él como una gruesa túnica hasta que su figura se vuelve indistinguible, y continúa cayendo, cayendo sin fin……

Advertisements

Acto 2 – borrador

Acto 2

Segundo acto

Fines de verano. Aquí y allá, las hojas secas de los árboles ya tienen un toque de amarillo otoñal. El lago se ha reducido en tamaño, sus playas se han extendido; los juncos y eneas con sus hojas escasas hacen un seco crujido.

Ya ha sido erigida una casa en el prado y ha sido plantado in huerto. También hay dos plantillos, uno de centeno y uno de trigo. Gansos nadan en el lago. Hay lino secando en la playa; cuelgan utensilios del hogar de los arbustos cerca de la casa. El pasto en la pradera recién ha sido podado y un manojo de heno ha sido apilado bajo el roble. Se escucha el cacareo de aves de corral entre los árboles y en algunos lugares está pastando el ganado. Se escucha la sopilka en la cercanía, interpretando una bella tonada bailable.

Madre (de Lukash)
Saliendo de la casa y llamando

¡Lukash, hey!, ¿Donde estás?

Lukash
Viene emergiendo del bosque, llevando su sopilka y un bastón tallado

¡Aquí, madre, aquí!

Madre

¿No será tiempo ya que dejes esa tu sopilka?
Tocas y tocas y estás dejando de lado el trabajo

Lukash

¿Que trabajo hay?

Madre

¿Preguntas que que trabajo hay?
¿De quien era la tarea de construir el corral para el ganado?

Lukash

Muy bien, muy bien, lo haré ahora mismo

Madre

¿Y cuándo será ese “ahora mismo” tuyo?
¡Siempre andas corriendo por ahí
Con esa rubia pícara, esa vagabunda!

Lukash

¿Quien anda corriendo?
Yo llevo el ganado a pastar
Y Mavka ayuda.

Madre

¡Mucho bien
Hace una ayuda como la de ella!

Lukash

Tu misma dijiste
Que cuando ella se encarga de las vacas,
Ellas siempre dan más leche

Madre

¡Oh!
¡Seguramente por artimañas de bruja!

Lukash

No hay nada que ella haga que te satisfaga.
Cuando la jata erigimos, ¿no fue ella
La que trajo la madera? ¿Y quien a ti
Con el jardín ayudó, y los campos sembró?
¿Alguna vez cosecha como la de este año has tenido?
Las lindas flores que alli plantó
Bajo la ventana, ¡que vista mas bella!

Madre

Mucho bien hacen esas flores,
Puesto que no tengo una hija en casa que casar…
¡No hay nada en tu cabeza
Mas que flores y canciones!
Lukash se encoge de hombros impacientemente y comienza a irse
¿A donde vas ahora?

Lukash

A construir ese corral

Se dirige a la parte trasera de la jata y un poco después se escucha el sonido del hacha.
Mavka sale del bosque, ricamente adornada con flores y el cabello suelto

Madre
mostrando desagrado

¿Ahora que?

Mavka

¿Donde está Lukash, querida tía, tu sabes?

Madre

Siempre lo andas persiguiendo. No es
Apropiado para una doncella el perseguir asi a un muchacho.

Mavka

¡Nadie nunca me ha dicho
El gusto de eso!

Madre

Bien, escuchalo ahora, por tu bien; no te dañará.
Y mira ásperamente a Mavka
¿Porqué siempre andas ataviada asi?
Siempre peinando y arreglando tu cabello.
Te vistes como bruja. No es bonito.
¿Y que es ese andrajo que llevas?
Nada práctico para trabajar.
Tengo algunas cosas de mi difunta hija aquí:
Ve y póntelas, las encontrarás colgadas;
O puedes escogerlas de dentro del baúl.

Mavka

Oh, muy bien; entraré y de vestido me cambiaré.
Entra en la jata, mientras que Tio Lev va de salida

Madre

¡Ni una palabra de agradecimiento!

Tio Lev

¿Porqué, hermana
Siempre regañas y regañas así a la muchacha?
¿Que te ha hecho ella para tratarla asi?

Madre

Ah, hermano, tu apenas haces algo
A menos que te moleste. Tu traerías
Entre nosotros a todas las brujas del bosque

Tio Lev

Si tu hablaras con sentido, sobre cosas que conozcas,
Yo escucharía ; pero esta charla de “brujas de los bosques”….
No hay ninguna alli, pues brujas solo habitan
En aldeas con gente.

Madre

Piensas que eres muy listo, ¿no?
Si atraes a esta basura del bosque,
¡Descubrirás un día que algo bueno
Habrás ganado de ello!

Tio Lev

¿Porqué? Seguro he obtenido bien
Lo que viene del bosque no es basura.
Todas las cosas buenas del bosque se obtienen.

Madre
en tono de mofa

¡Oh, si!

Tio Lev

De doncellas como ella vienen buenas personas,
¡Eso es!

Madre

¿Que clase de humanos?
Has estado bebiendo, ¿eh?

Tio Lev

¡Tu sabes mucho! Mi difunto abuelo
Solía decir: sólo necesitas conocer las palabras,
Y puedes hacer un alma como las nuestras
Para ingresar en cualquier espíritu del bosque.

Madre

¿Y con el olor esas brujas
Entonces siempre han desaparecido?

Tio Lev

¡Ah, de eso se trata!…
¡Haría mucho mejor en ir de vuelta al trabajo
Que estar aquí charlando contigo!

Madre

¡Entonces, ve!
¿Quien te detiene?
¿Yo?

Tio Lev sale, moviendo su cabeza con enojo. Mavka sale de la casa, habiendo cambiado de vestido. Ahora viste una blusa de material burdo, hecho pobremente y con parches, una camisa sobria y un delantal descolorido. Su cabello está ahora suavemente peinado y arreglado en dos trenzas que son enrolladas alrededor de su cabeza

Mavka

Ya me he cambiado el vestido

Madre

Ahora vamos bien. Muy bien. Mientras tanto
Iré a alimentar a los pollos
Quería hacer algo de trabajo con el cáñamo;
Pero tenemos montones de tareas sin terminar
Y tu, de alguna forma, no ayudas mucho…

Mavka

¿Porqué es asi?
Con gusto hago el trabajo si sé cómo

Madre

“Si se cómo “. Siempre estas diciendo eso.
¡Bonita muchacha de trabajo de granja eres!
En tiempos de recoger el heno, tu cabeza siempre te dolió…
Pero ahora tienes que segar..

Mavka

¡Tengo que segar!
¿Quieres que vaya hoy a segar?

Madre

¿Y porque no, querida? Hoy no es dia festivo.
Saca una hoz de detrás de la puerta y se la entrega a Mavka

Aqui hay una hoz; pruébala. Cuando termine, te echaré una mano.
Y se va, llevando con ella un canasto con grano. Pronto se le escucha llamando y haciendo sonidos a los pollos mientras les riega comida para que coman.

Lukash aparece con un hacha aproximándose a un árbol joven, con claras intenciones de derribarlo.

Mavka

Cariño, ¡no toques ese árbol!
¡Está vivo!, ¿que no ves?

Lukash

¡Déjame solo!
¡No tengo tiempo!
Mavka lo voltea a ver con expresión de tristeza
Muy bien, consigueme leña seca….

Mavka
Se va a prisa, y regresa con una considerable carga de leña seca

Te puedo conseguir más…
¿Necesitarás mucha?

Lukash

¿Que tanta?
Suficiente para juntar este montón.

Mavka

De alguna forma te has vuelto desagradable

Lukash

Bien, ve…. Por culpa tuya mi madre me reprende

Mavka

¿Que quiere?
¿Que es lo que le preocupa?

Lukash

¿Preocupada?
Porque…..yo soy su hijo…

Mavka

Su hijo…. ¿Y eso que?

Lukash

Ella no se imagina tal nuera….
A ella no le gustan los seres del bosque…
Una inusual suegra sería para ti.

Mavka

Nosotros en el bosque no conocemos tal cosa.
¿Que significa todo esto de nueras y suegras de lo que hablas?
No lo capto.

Lukash

Ella quiere una nuera.
Porque necesita algo de ayuda…. Está envejeciendo.
Y no es correcto contratar ayuda;
Una muchacha contratada no es una nuera…
En verdad, es algo que tu nunca entenderás…
Para entender todos estas preocupaciones humanas,
Uno debe haber crecido en otro lugar que en estos bosques.

Mavka
con ingenuidad

Si me dices, comprenderé con claridad,
Porque te amo. ¿Y entendí a la primera
El significado de cada canción que te escuché tocar?

Lukash

¿Las canciones que toqué?
¡No hay gran ciencia en ello!

Mavka

No desperdicies esa floración de tu alma,
¡De tu música nació nuestro amor!
Como la flor mágica del helecho,
Que en si tiene gran poder creativo,
Tanto que en mi nació otro corazón
Cuando suoe que ya conocía tus canciones.
Alli mismo un gran milagro sucedió…
Interrumpiendo súbitamente
¿Ries?

Lukash

En verdad, parece algo comico…
Verte vestida en ropa de trabajo, y escucharte
Como dando un discurso.

Mavka
Arrancandose en vestido con violencia

¡Quemaré esto!

Lukash

Entonces mi Madre te reñira más

Mavka

Que me importa, si este vestido, al parecer,
Ha causado un cambio en mi para ti

Lukash

Sabía que esto vendría…
Por ahora no habrá nada sino reproches….

Mavka

No, querido, no te estoy reprochando;
Simplemente estoy triste porque no puedes
Llevar tu vida al nivel de tu alma.

Lukash

No entiendo lo que quieres decir

Mavka

Ah, por eso mas que nada te amo:
Porque no te entiendes a ti mismo,
Aunque tu alma canta todo lo que allí hay
Tan clara y sinceramente a través de tu sopilka.

Lukash

¿Y que hay allí?

Mavka

Algo más bello
Que toda tu querida y atractiva hombría
Pero no puedo exprasarlo, pues podría…
Con amor pero también tristeza, Mavka lo observa por un momento en silencio
Toca algo para mi, querido, en tu sopilka
Y deja que la maldad se desvanezca

Lukash

No es el momento correcto para tocar.

Mavka

Entinces abrázame, asi puedo
Olvidar esta conversación.

Lukash

¡Chitón! ¡Madre puede oir!
Ves, ella siempre te llama una chica descarada
Y desvergonzada.

Mavka
encendida

¡Si!, Una es quien no creció
¡Contigo nunca te conoceré! “Desvergonzada, descarada:”
¿Que es lo que ella quiere decir? Porque te amo a ti, ¿eh?
¿Porque te dije de primero? Es una vergüenza
Tener tan generoso corazón, el cual esconde
No posee ningún tesoro, pero por una vez
Concede a todos ellos por sobre el que ama
¿Sin esperar ninguna garantía primero?

Lukash

Hubiera deseado que hubiesen regresado

Mavka

De nuevo, esa rara expresión, sin sentido….
“¿de regreso? ” Me diste a mi los regalos que deseabas dar
Asi como yo a ti
Sin límites, infinitos….

Lukash

Entonces, bien.
Si ninguno puede culpar al otro por nada.
Tu dijiste una vez…. ¿No recuerdas?

Mavka

¿Porqué debería recordar ahora lo que dije una vez?

Madre
Viniendo de detrás de la jata

¿De esta forma siegas?
¿Y construyes el corral?
Lukash con desgano arrastra su leña
Si tu, muchacha, no deseas segar,
No te obligaré. De alguna forma, yo misma
Lo podré hacer. Pero cuando el otoño venga
Por favor, Dios, encontraré una nuera que ayude.
Sabes, hay una viuda, fuerte y lista;
Envía pesquisas acá por medio de la gente,
Y yo ya le respondí que si mi hijo
No se opone, entonces…. La hoz, querida;
Dámelo… No tengo otra.

Mavka

Segare. Tu ve a trabajar con el cáñamo .


Madre cruza el claro y entra a los juncos a tranquilizarse.
Mavka mece la hoz y corta el centeno. Repentinamente sale del centeno “Espíritu del campo”. El verde vestido que lleva se ve en algunos lugares tras su largo cabello dorado, que cuelga a lo alto de su pequeña figura. Alrededor de su cabeza ella lleva un listón azul, y margaritas y otras flores silvestres están entretejidas en su cabello.

***EMPIEZA LA RIMA
Espíritu del Campo
precipitandose de una manera suplicante a Mavka

¡Oh hermana, con ese vergonzoso actuar!
¡De mi belleza sin piedad vas a despojar!

Mavka

Lo debo hacer.

Espíritu del Campo

Ya tristemente arrancada he sido,
Y flores que he cargado pasaron al olvido.
Esas flores nunca volverán a ser plantadas,
Pues ellas con el grano fueron cortadas.
Mis amapolas rojas que quemaban con furia,
Ahora se han tornado en llana negrura.
El suelo es ahora como sangre helada
en este una vez feliz campo ….

Mavka

Yo debo, hermana. Toda tu hermosura
Cada año en un vestido más maravilloso retoena con dulzura;
Pero si mi felicidad hoy tiene que marchitarse,
¡Por siempre se fue, y no podrá recuperarse!

Espíritu del Campo
estrujando sus manos y haciendo una reverencia en pena mientras un tallo es doblado por el viento

¡Ay de mi, ay! ¡Mi querido cabello!
¡Mi dorado, glorioso cabello!
¡Ay de mi, ay! ¡Mi belleza inmaculada !
¡A desaparecer está siendo condenada!

Mavka

Tu belleza no fue hecha con el tiempo para rivalizar,
Sino simplemente para por un tiempo florear,
Luego morir. No puedo ayudar,
Pues tu nobparas de gemir y llorar;
Si yo no, alguien más vendrá mi trabajo a finalizar…

Espíritu del Campo

O, hermana, al menos un momento me puedas otorgar,
Para en este campo volver a correr y gozar,
Déjame este paraíso de sueños disfrutar
Mientras aún el verano veamos brillar.
Mientras el centeno en el campo esté,
No ha llegado la hora cuando yo sucumbiré
Un momento, querida, nada más te pediré,
“entonces por mi misma por siempre me recostaré .. …
O, hermana, no seas como el invierno helado
Quien no puede ser implorado,
Y no se deja ser inspirado! “

Mavka

Con gusto lo haría como has suplicado,
Pero no soy más libre; esta tarea evitar tengo vedado.

Espíritu del Campo
Acercandose al oido de Mavka y susurrando

¿No sucede a veces en este trabajo
Que con la guadaña uno se puede dar en la mano un tajo?
Ese dolor, o hermana, seguramente puedas dar
De sangre algunas gotas para a mi salvar,
Suficientes serán. ¿No vale mi belleza tal precio?

Mavka
con un movimiento de la guadaña a lo largo de la palma de su mano, ella la corta y la sangre riega sobre todo el cabello dorado de Espíritu del Campo

Ves, hermana, ¡tu consejo he seguido!


Espíritu de Campo hace una pequeña reverencia a Mavka en gratitud, y entonces de un salto se desvanece entre los tallos del centeno.
La madre de Lukash viene desde el lago acompañada por una viuda joven de cara llena que lleva puesto un pañuelo rojo con flecos, una chaqueta de color bermellón con apretadas y regular pliegues, y un delantal similar plegado, adornado con cordones blancos, azules y amarillos cosidos en él. Su blusa esta fuertemente bordada en rojo y azul; un collar con mucha bisutería y cascabeles colocados en su blanco y rollizo cuello. Su corpiño es apretadamente atado alrededor de su regordete torso, lo que hace ver su figura mas opulenta. Camina con pasos largos, tal que la mujer mayor tiene dificultad en seguirle el paso.

(en ucraniano ya no rima)

Madre
Muy amablemente

Ven aquí, Kilina; alli, del otro lado del abedul,
Encontrarás hiervas más frescas. La milenrama allí
Te gustaría un hervor de ella, ¿o no?
Es de hecho muy buena, querida, con leche.

Kilina

Tengo tanta leche que no sé que más hacer,
Quisiera que la feria venga pronto, y compraría mas baldes
Mi vaca es de una raza turca, una vaca
Mi querida fue muerta en algún lugar… Y joven…
Mi Señor, ¡nunca había visto algo asi! De alguna forma
Me las arreglo para tener listo todo el trabajo de la granja
Pero también está la casa. ¡O querida!
Una viuda en dos se debe dividir.
Ella habla tristemente, haciendo un gesto lánguido con la boca

Madre

¡Y aún, querida mía, lo tienes todo listo!
Pero entonces, por supuesto, como una es laboriosa,
Una se las arregla… Aunque aquí, con dos pequeños campos,
No tenemos ese éxito

Kilina
Mirando el campo en el que está Mavka

¿Oh, quien es esa?
¿Tienes una segadora aquí?

Madre

Alguna chica huérfana….
susurrando
Ah, ¡Dios, perdóname!.. Ni un poco buena

Kilina
Dirigiéndose hacia Mavka, junto con Madre

¡Buen día, mi niña!
¿La cosecha va bien?

Madre

¡Oh, Dios mío! ¡Ni siquiera ha comenzado!
¡Te lleve el diablo!
¡Qué habras hecho mientras tanto,
Tu, buena para nada!
¡No vales nada, mujer sucia, haragana!

Mavka
Torpemente

Me corté la mano

Madre

¿Y por qué razón, querida?

Kilina

Dame la hoz…
Déjame probar..
Mavka esconde la hoz tras de sí y echa una mirada hostil hacia Kilina

Madre

¡Dale la hoz ahora mismo!
¡No es tuya!

Madre arranca la hoz de las manos de Mavka y se la da a Kilina, quien con ligereza va al centeno y comienza a segar con tanta furia que las cañas silban ante sus golpes

Kilina
Complacida

¡Ah, esa es la manera de segar!
Sin detener su trabajo
Si alguien aquí cambiara las vendas por atados,
Yo limpiaría este campo
De un solo tajo.

Madre
Gritando

¡Lukash, ven aquí!

Lukash
Llegando, a Kilina

¡Dios te de fuerzas!

Kilina
Sin voltear a ver

Gracias

Madre

Lukash, tu puedes atar los manojos para nuestra buena visita.
Tu “ayudante” ya se ha cortado.
Lukash comienza a atarblos haces
Bien, continúen, mis niños. Debo irme.
Y preparar algunos Varenyky para vuestro almuerzo.

Y se va, mientras Mavka se va a recostar al sauce y observa a los dos trabajadores desde sus ramas colgantes.
Por algún tiempo Kilina mantiene su siega al mismo ritmo violento; luego se detiene, se yergue, y observa la figura de Lukash agachado sobre los atados. Ella entonces sonríe, y de tres largas zancadas se acerca a él y le da un manotazo en la espalda.

Kilina

¡Vamos, jovenazo!
¡No te arrastres como caracol!
Aun hay mucho por hacer.
Y rompe en una estrepitosa carcajada

Lukash
También incorporándose

¡Que rápido trabajas!
Pero todavía no te jactes.
¡Aun soy el más fuerte aquí!

Kilina
Tirando al suelo la hoz, se para con las manos sobre sus caderas

¡Muy bien, inténtalo!
¡Veremos quién gana!

Lukash se precipita hacia ella, pero ella lo sostiene. Luego ambos toman posiciones “de medir sus fuerzas” colocando las palmas de las manos presionadas contra las del oponente y empujando para ver quien cede de primero. Por un momento ambos estuvieron en empate; luego Kilina se rindió ligeramente, riendo con fuerza y haciendo un juego con sus ojos. Lukash, inflamado, empuja aparte sus manos hacia afuera e intenta besarla, pero al último momento ella le mete zancadilla y el cae.

Kilina
Parada sobre él y riendo

¿Quien es ahora el ganador?
¿Quien es el más fuerte aquí?

Lukash
Se levanta, respirando pesadamente

Esa fue trampa…
Me metisye zancadilla.

Kilina

¡Pero vencí!

La puerta de la casa se abre de golpe. Kilina se pone de nuevo a segar y Lukash a atar haces. Pronto oscurece en el campo; solamente permanecen en su superficie los rastrojos y los manojos atados. Además de esto, hay también algunas cañas esparcidas de centeno, destunadas a ser atadas, que yacen como víctimas ya vencidas esperando ser atadas como prisioneras.

Madre
Llamando de la puerta abierta

¡Vosotros segadores, hey!
¡Es hora de venir a comer!

Kilina
Respondiendo con gritos

Yo ya terminé mi parte.
PeronLukash no aparenta poder trabajar tan rápido.

Lukash

No tardará mucho más

Madre

¡Bien, apúrate!
Kilina, tu ya puedes venir.

Kilina  entra a la casa y la puerta se cierra detrás. Mavka baja del sauce.

Lukash
Un poco confundido al verla, pero terminando su labor de inmediato

Oh, ¿eres tu?.
Solo termina de atar estos manojos.
Asi me puedo ir.

Mavka

No sé cómo atar.

Lukash

Bien, ¿Porqué viniste solo a pararte a ver,
Si no quieres ayudar?
Y continúa atando él solo.

Mavka

Oh, Lukash Querido.
No permitas que esa mujer venga más aquí.
No me gusta…
Es maligna, taimada.
Como las nutrias.

Lukash

¡Pero si no la conoces para nada!

Mavka

Oh, ¡si que la conozco!
Escuché su voz y sus carcajadas.

Lukash

Eso no es suficiente

Mavka

Nay, es más que suficiente.
Ella es tan ambiciosa…. Como el lince.

Lukash

Peor, ¿eh?

Mavka

No debe volver a esta arboleda

Lukash
Irguiendose

Parece que piensas que eres la reina del bosque,
Para decir quien debe o no venir aquí.

Mavka
Triste pero amenzantemente

Aqui en el bosque
Hay ciertas trampas ocultas en la maleza
De las que ni bestias ni humanos tienen conocimiento
Hasta que caen adentro.

Lukash

Y asi hablas tú
De maldad y bellaqueria-
¡Uf!, ¡que vergüenza!
No conocía tu verdadera naturaleza,
Sino hasta ahora.

Mavka

Talvez ni yo misma me conozco…

Lukash

Bien, escucha ahora: si es el caso
Que te debo pedir permiso primero
Para saber quién puede venir aquí
Y quien no, será lo mejor para mim
Dejar este bosque y regresar
Entre los míos, donde encontraré un hogar.
Sería mucho mejor que estar aquí contigo
Atrapado como una bestia.

Mavka

Nunca tendí una trampa para ti.
Tu viniste por tu propia voluntad.

Lukash

Seguiré mi libre albedrío a donde quiera que desee ir
¡Nada me atará, ni nadie!

Mavka

¿Alguna vez he buscado encadenarte?

Lukash

Bien, ¿que de bueno tiene esta boba conversación?


Habiendo terminado el último haz, y sin voltear a ver a Mavka, entra a la casa. Mavka se sienta en una zanja entre el rastrojo, y deja caer su cabeza en una triste meditación.

Tio Lev
Viniendo de detrás de la casa

¿Que pasa, muchacha?
¿Porqué tan triste?

Mavka
Suave y tristemente

El verano se va, Tio Lev

Tio Lev

Para tim
Es ciertamente una pena. Ya no podrás
Usar más el sauce como tu casa invernal.

Mavka

¿En donde entonces
Encontraré habitación?

Tio Lev

Para mi, ninguna casa contigo dentro será apretada
Mibhermana tiene un carácter difícil de complacer;
Nadie con ella se puede entender.
Si yo aquí fuera el Señor, no pediría
Pero ya le dí la propiedad, de casa y tierra,
Entonces no tengo nada que decir. Yo, me voy de aquí.
Al invierno a mi aldea, a mi hogar…
Si Puedes ir allá y estar entre mi gente,
Con gusto te acogeré…

Mavka

No, no, no puedo….
Y aunque pudiera, no iría.
¡Eres muy bueno!…

Tio Lev

Es que el pan solo es bueno, pero no humano.
A decir verdad, estoy tocando fondo.
Vosotros, gente del bosque. Cuande me llegue la hora de morir,
Yo, como las bestias, regresaré al bosque.
Aquí, bajo este roble, que me dejen descansar…..
¡Ey, buen roble anciano! ¿Estarás erecto aqui tranquilo,
Cuando mi cabello gris haga reverencia por ultima vez?
¡Ay de mi! No había tales robles robustos
Que aquellos que fueron tumbados. Tan verdes como tu,
A pesar de las heladas, mis fuertes amigos, rudos…

Se levanta, recostándose tristemente. en su bastón. Mavka reúne algunas flores medio podridas de entre el centeno recien segado y las hace un ramillete.
De la casa salen Madre, Kilina y Lukash.

Madre
dirigiéndose a Kilina

¿Por qué te debes ir?
¿No puedes quedarte un tiempo?

Kilina

Eh, ni un momento más.
Debo partir. Ya ves,
Esta anocheciendo y tengo miedo.

Madre

Lukash, ¿puedes acompañarla a casa?

Lukash

¿Porqué no?

Kilina
Viéndolo

Pero tiene trabajo que hacer…

Madre

¿Que tipo de trabajo viene con la noche?
Ve, hijo mío, ve,
Y lleva a Kilina al camino.
Por mi, temo a estos tenebrosos bosques por la noche;
Y una muchacha tan guapa como ella
Podría toparse con un peligro, ¿quien sabe?

Kilina

¡Oh, ahora en verdad me hiciste sentir aterrorizada
De aquí dilatar!
Ven entonces Lukash, aquí se torna muy oscuro,
O ambos tendremos miedo.

Lukash

¿Quien?, ¿yo?
¿Tener miedo en el bosque?
¡Ha, ha, no hay temor!

Kilina

Oh, no, solo bromeo.
Y nota que Tio Lev pasa por ahí
¡Hey, aquí está Tio Lev!
¿Asi que también estás aquí?

Tio Lev
Haciendo como si no hubiera escuchado

¿Eh?
¡Adiós, adios!
Y se va, entrando al bosque

Kilina

Entonces, Tía, ¡cuidate!


Kilina realiza el movimiento para dar un beso en la mano de la madre de Lukash, pero esta no la extiende; en sublugar, se frota la boca en una esquina de su delantal y besa a Kilina tres veces, “con ceremonia”

Kilina
Partiendo

¡Larga vida a vosotros,
Y tampoco nos olvideis!

Madre

No perdamos contacto, ¡sino ven otro día!


Ella entra entonces en la casa y echa cerrojo a la puerta tras de sí. Mavka se levanta y, caminando lentamente como si estuviera fatigada, se dirige al lago. Tomando asiento al lado del sauce, deja caer su cabeza entre ambas manos y solloza suavemente. Comienza una pequeña llovizna a caer, debilitando los contornos de la pradera, casa y bosque.

Rusalka
Viene nadando a la orilla y se detiene, volteando a ver a Mavka con sorpresa y curiosidad

¡Estás llorando, Mavka!
¿Porqué?

Mavka

¿Y tu nunca has llorado también?

Rusalka

¿Que yo qué?. ¡No!
Si por algún espacio de tiempo yo llorara
Alguien seguramente reiría hasta morir!

Mavka

Pero… Ah, Rusalka, nunca has amado….

Rusalka

¿Que nunca he amado?. No, eres tú quien ha
Olvidado ahora lo que el verdadero amor debería ser.
El amor verdadero es como el agua, corriendo ligero,
Y que se recrea, te cuida, te atrae, y luego te ahoga.
Donde golpea el calor, hace ebullir; donde encuentra frío,
Mata, como roca. ¡Así es mi amor!
Pero el tuyo es como la quebradiza paja
Un niño mezquino. Se dobla con el viento,
Se resquebraja bajo los pies.. Encuentra una chispa
Y enciende sin resistencia, tras la que
No queda nada más que escoldos y cenizas.
Si se siente mensopreciado, miente y se pudre
Como paja sin usar que se ha quedado entre el agua.
El agua del auto reproche, o es más,
Enmohece bajo las frias lluvias del arrepentimiento.

Mavka
Levantando la cabeza

¿”Vano auto reproche” dices?
Bien, pregunta al sauce
si ella siente “arrepentimiento” por las noches que pasó
Cuando las brisas de primavera jugaron en sus rizos
Y se divirtieron con ella.

Rusalka

¿Entonces porqué llora?

Mavka

Porque a su amor ya no puede abrazar más,
Abrazar a el eternamente en sus largos brazos.

Rusalka

¿Porqué no?

Mavka

Su amado es como la brisa de primavera

Rusalka

¿Porqué escogió un amado tal cual?

Mavka

La brisa de primavera fue tierna, gentil y suave.
Fue su cantar el que la hizo hojas sacar;
Su mimo causó que su gloriosa corona se dispersara,
Y sus cariños humedecieron su cabello con rocío.
Si, si…. En verdad la brisa de primavera fue.
¿Como ella puede ayudar sino amandolo a él y a nada más?

Rusalka

Bien, ella debería entonces cesar de sollozar
y dejarse a tierra caer, pues ya no abrazará
La brisa otra vez…Ya voló y ya se fue.

Tranquilamente y sin salpicar se aleja nadando y desaparece ente los juncos. Mavka deja caer su cabeza de nuevo hasta que sus largos y negros rizos tocan el suelo.
Se levanta un fuerte viento, que trae nubes grises asi como negras bandadas de aves migratorias que vuelan al sur. Tras ésto viene un golpe aun más fuerte de viento, las oscuras nubes se dispersan y el bosque se torna visiblemente con un vívido patrón otoñal que contrasta con el cielo azul, coincidiendo con el final del día, que se aproxima.

Mavka
Suavemente y con gran pesar

“Ya voló y ya se fue… “


Duende del bosque sale de la espesura. Viste una larga túnica del color del oro antiguo, con una franja roja alrededor del fondo, y en torno a su capa tiene menudas ramillas aparejadas de lúpulos silvestres.

Duende del Bosque

¡Mi niña, aunque has traicionado,
No te lamentes tan vehemente!

Mavka

¿Traicionado?
¿Porqué, a quién he traicionado?

Duende del bosque

A ti misma.
Renunciaste a tu morada en las altas copas,
Y bajaste a caminar en las humildes veredas.
Y ahora como una pobre muchacha sirviente eres
Quien, por el amargo fruto del afán,
Esperó un mendrugo de felicidad ganar.
Entonces, cuando vio que todo fue en vano,
Un sentimiento de vergüenza no la va a dejar
Convertirse en un mendigo.
Recuerda lo que eras en esa noche en primavera,
Cuando tu vida brillaba en gloriosa floración ;
Esa noche la Reina del Bosque parecías,
Una corona de estrellas sobre tu cabello verdinegro lucías.
¡Luego anhelante la felicidad extendió
Sus manos y sus preciados regalos te ofreció!

Mavka

Pero, ¿que debo hacer cuando las estrellas se han ido
Extintas en mi corona y de mi corazón han partido?

Duende del Bosque

No todas las estrellas para ti se han apagado
¡Mira!, ¡Ve que gran fiesta aqui ya se ha armado!
El príncipe arce sus túnicas doradas ha donado
La rosa salvaje con todo su tesoro de coral se ha vestido
Mientras que inocencia a orgulloso púrpura cambiado,
Con el arándano, cuyas flores tu vestiste
Cuando los ruiseñores entonaron la canción de la boda que quisiste.
El viejo sauce, incluso el melancólico abedul
Se han puesto de carmín y dorado, ricos brocados.
Para el festival de otoño. Y tu sola
No te desharás de tu vestidura de mendigo.
Me parece que tu ya has olvidado
Que nunca el pesar sobre el amor habrá trinfado.

Mavka

Entonces, Gran Señor, ¡para fiesta traedme mis atuendos!
La reina del bosque con orgullo está de nuevo,
¡Y felicidad a mis pies se postrará
Por favores de mi mano rogará!

Duende del Bosque

Mi niña,
Este atuendo a la reina pertenece desde tiempo,
Pero ella, en un capricho, un momento ha demorado
Pues con vestidos de mendigo ha andado.

El duende del Bosque se quita el lúgubre vestido y lo tira, y muestra que debajo viste una túnica carmín, bordada en oro, junto con un velo plateado. Mavka corre hacia el arándano y rompe algunas de sus finas ramillas reoletas de bayas rojas y se teje una guirnalda. Entonces se suelta el cabello y coloca la corona sobre su cabeza, haciendo una reverencia ante Duende del Bosque, quien coloca el velo plateado sobre su cabeza.

Duende del Bosque

Por ti ya no siento más temor

Tras hacer una señal de aprobación con la cabeza, él se interna entre los arbustos y deaparece. Un momento después, Fuego Fatuo aparece corriendo desde el bosque.

Mavka

¿Que?, ¿Tu, otra vez?
Y hace como que va a huir

Fuego Fatuo
Desdeñoso

No me temas, no te busco….
Vine a ver al espíritu que en el centeno habita,
Pero a dormir ella ya partió. Que mal….
Tu estás tristemente demacrada, también.

Mavka
Orgullosa

¡Al parecer, solo para ti!

Fuego Fatuo

¿”Al parecer”, dices tu?
Déjame dar un vistazo de cerca.
El se acerca, Mavka se retira
¿Porqué tan temerosa estás de mi?
Que has sido traicionada, ya lo se.
Yo no te importunaré.

Mavka

¡Fuera!
¡No me toques!

Fuego Fatuo

Ahora, no te pongas tan difícil….
¿Supongo que algún daño te hice?…
Entonces, Mavka, ven…
Y arreglémoslo, seamos amigos otra vez.

Mavka

¿Contigo?

Fuego Fatuo

¿Porqué no conmigo? Ambos en otoño estamos ya.
¿No sientes que el sol frio pronto se tornará
Y nuestra sangre lento fluirá?
Hubo una vez,
En que nosotros buenos compañeros éramos,
Sea que como amantes actuaramos o en verdad,
Es difícil de decir, pero de hermandad es ahora tiempom
¡Tu mano!
(Mavka, tras un momento de reflexión, le da la mano)
Déjame darte un beso de hermano
En esa pálida tez.
<i(mavka se encoge, pero igualmente el le da un beso)
¡Ese bello rostro, se sonroja de nuevo!
Otoñal, inesperado, y benigno….
(Sin soltar su mano, el voltea a ver alrededor de claro)
Mira la tela de la araña
Se balancea y en el aire se voltea…
Y nosotros también…
(Realizando un movimiento repentino, la hala y la envuelve en una danza)
Y también nosotros ;
¡Ligeros giramos,
Libres danzamos!
Las estrellas al brillar,
Dorado el sol radiar,
Las claras y brillantes luces deslumbrar;
Todo eso brilla,
Todo eso revolotea..
En una incesante carrera de locura…
¡Y yo también!
¡Y yo también!
¡Se como una chispa, mi más amada!
Y gira con furia en la danza. El velo plateado de Mavka gira hacia arriba en el aire formando una brillante serpentina, sus negras trenzas, ahora locamente desarregladas, se entrelazan con los rizos rojos de Fuego Fatuo.

Mavka

¡Suficiente!
¡Suficiente, digo!

Fuego Fatuo

En un juego desenfrenado
¡Ni por un momento seas dudosa!
Por felicidad nosotros timarenos,
Y solo el dulce probaremos
¡Que arremolina y vuela eternamente!
(El baile se torna delirante)
¡Giremos!
¡Giremos!
¡Y como torbellinos elevemos!
Conozcamos
Aqui debajo
¡Un frenético, feroz paraíso!

Mavka

¡Suficiente!….
¡Déjame ya!….
¡Desfallezco!….
¡Me desmayo!….

Su cabeza cae sobre su hombro, sus brazos cuelgan, y mantiene su desmayo a lo largo de la danza.
Repentinamente, de debajo de la tierra, emerge una figura oscura, corpulenta, aterradora.

Fantasma

Sueltala.
Entregame lo que es mío.

Fuego Fatuo se detiene, dejando a Mavka desmayada en un abrazo. Luego ella se hunde impotente en el suelo.

Fuego Fatuo

¡Ja, quién eres tu?

Fantasma

¿No me conoces entonces?
Yo soy “El, quien mora en la roca”

Fuego Fatuo se estremece, y en una ligera vuelta, se aleja y se desvanece entre el bosque.
Mavka se recupera y, sentándose z abre grande sus ojos y ve con horror a Fantasma, quien está tomando sus manos para sostenerla.

Mavka

¡No, no me toques!
¡No quiero ir!
¡Aun vivo!

El, quien mora en la roca

Vengo, y a una tierra distante te quiero guiar,
Un pais desconocido, donde aguas tranquilas y oscuras
En paz descansan, y serenidad; dinde las rocas, silentes,
Sobre ellas se dejan colgar, y ven con nublados ojos,
Mudos testigos de lo que ha pasado, de lo que fue.
Es calmo y tranquilo alli, pues ni pasto ni árboles
Jamás mueven o murmuran para pesadillas causar.
Esos traicioneros sueños que siempre el sueño logran truncar..
Y allá en los vientos no nacen canciones,
O libertinas abstracciones; no fuegos
O altares jamás allí pueden arder.
Adormecidos, los relámpagos jamás penetrar podrán,
En esa fortaleza de paz y oscuridad.
Allí te llevaré. Allí tu perteneces.
El fuego pálida te ha tornado, el movimiento débil;
Tu felicidad nada sino una sombra es – has muerto.

Mavka

¡No, estoy viva!
¡Viviré eternamente!
¡Tengo algo en mi corazón que no me deja morir!

El, quien mora en la roca

¿Por qué tan segura estás?

Mavka

Por esto:
Amo mi dolor, pues di la vida por él.
Si para mi posible fuese,
Desear alguna vez olvidar,
Contigo iria sin dudar;
Pero en este mundo no existe tan fuerte poder
Que pueda alguna vez hacer
Un anhelo perecer
Suenan pisadas humanas entre el bosque
¡Je, ahi viene, quien el dolor me dio!
¡Ahora, desvanecete, fantasma, pues mi vida ya llegó!

“Aquel , quien mora en la roca” se retrae entre los obscuros arbustos a esperar para emboscar. Lukash entonces sale del bosque.
Mavka corre a encontrarse con Lukash.

Su rostro mortalmente pálido hace contraste con su resplandeciente vestimenta. Expirando esperanza distiende sus grandes ojos oscuros, sus movimientos son convulsivos y vacilantes mientras algo dentro da paso.

Lukash
Al comprender lo que le sucede a Mavka

¡O, horrible esto ver!
¿Que es lo que conmigo quieres?
(Corre hacia la casa y golpea la puerta. Su madre abre pero permanece parada dentro. Lukash, en el dintel, grita)
¡Ey, madre, haz la hogaza nupcial ya!
¡Mañana a Kilina misiva enviaré!
Entra y la puerta se cierra tras él

“El, quien mora en la roca “, toca a Mavka quien, con un grito, cae en sus brazos. Luego coloca la orilla de su túnica negra sobre ella y ambos se hunden en la tierra.