Acto 1 – Borrador

Acto 1

Acto I


En el mismo sitio, pero ya avanzada la primavera. El borde del bosque parece estar cubierto por un tierno velo de color verde y, en algunos lugares, las copas de los árboles están matizadas con una sombra verduzca. El lago está lleno hasta la orilla que se remarca por vegetación densa como una corona que lo adorna.

En un claro desde fuera del bosque vienen Tio Lev junto con su sobrino Lukash. Lev es un campesino entrado en años, serio, pero con un semblante muy amable. Viste al estilo de la Polyssia, usando cabello largo que cae como una blanca cascada sobre sus hombros desde su capa cuadrada de fieltro gris. El viste ropa rústica y pesada, sobre la cual lleva una pequeña capa gris claro; sus altas botas son hechas de corteza de tilo ; en su mano lleva una red de pesca; lleva también un cuchillo guardado en su cinturón; y en una ancha correa sobre sus hombros, el lleva un canasto fabricado con fieltro tejido.

Lukash es un hombre muy joven, robusto, cejinegro, muy guapo, con una mirada aún infantil en sus ojos. Como su tío, el viste ropa de cáñamo, pero de un tejido más fino. Su camisa, colgando por fuera y con cinturón, está bordada en blanco con un collar abierto, sujeta con nudos rojos tanto en el collar como en las mangas. Su cinto es de cuero rojo y sobre su cabeza lleva un sombrero de paja. Un cuchillo guardado en su cinturón y una pequeña bolsa que cuelga de él por medio de una cuerda.


Llegando al borde del lago, Lukash se detiene

Tio Lev

¿Porqué te de tienes aquí?
No es buen lugar
Para peces buscar
Demasiado fangoso
En demasía resbaloso

Lukash

Simplemente quiero hacerme una sopilka
Los juncos de este lugar
Son muy finos
Justo para mi instrumento tallar

Tio Lev

Pero si ya tienes todas las sopilkas
Que en tu vida puedas usar

Lukash

No, muy pocas
Una, hecha de arándano
De sauce, y de tilo – y eso es todo
Debo tener una que de junco
Esté fabricada.
Comparada con otras
Es la que, en sonido, emite mejores notas

Tio Lev

Muy bien, diviértete.
Para eso Dios nos ha dado
Días tan santos.
Pero cuando el futuro haya llegado.
Construiremos una casa en este paraje.
Es tiempo de llevar entre el bosque al ganado
Ve como el pasto ligero va creciendo.

Lukash

Pero, ¿como podríamos este sitio habitar?
La gente dirá que es malo, un peligroso lugar.

Tio Lev

Tal vez para algunos.
Pero yo, buen sobrino,
Conozco el arte de con cosas como esta lidiar:
Dónde uno una cruz deberá plantar,
Dónde una ramilla ensartar,
Donde simplemente tres veces escupir,
Y listo, todo bien va a salir.

Plantaremos amapolas alrededor
Genciana frente al umbral,
Ningún espíritu entonces temor nos infundirá …
Bien, me voy
Y tu haz lo que te plazca.


Entonces se separan. Lukash se dirige hacia el lago y desaparece entre los juncos. Lev camina a lo largo de la orilla y se pierde de vista entre los sauces.

Rusalka

Sale nadando a la superficie, y gritando:

¡Abuelo! ¡Duende del Bosque!
¡Hay problemas, ayuda!

Duende del Bosque

Un hombre pequeño y barbado aparece. Es torpe al moverse, pero muy serio en su comportamiento, vestido en café obscuro, del color de la corteza, y también lleva una capa de piel lanuda

¿Ahora que te sucede?

Rusalka

Hay un joven cortando juncos para hacer una sopilka

Duende del Bosque

¿Es eso todo?
No es gran problema.
¿Porqué eres tan mala?
Van a construir una vivienda aqui, al parecer
Perdonarlos no lo haré,
Usar árboles vivos no lo permitiré

Rusalka

¡Oh no!, ¿una vivienda aqui?
¿Debemos gente aquí tener?
Ese pueblo horrible que habita entre techos de paja
¡No lo puedos soportar!
¡Ese horrible olor a paja no logro tolerar!
Los inundaré
Y con agua lavaré
¡Ese asqueroso aroma!
A esos invasores daré
Una húmeda bienvenida y quedarse no dejaré

Duende del Bosque

¡Tranquila, no tan rápido!
Es tio Lev quien viene a vivir aquí,
Y es nuestro amigo
Aveces en broma usará
Sus simples artificios para espantar a los espíritus del bosque
¡Me cae bien ese viejo!
Si no fuera por él
Ese roble hace tiempo se hubiese ido
Que ha contemplado nuestros acontecimientos por más de un año
Nuestros bailes, reuniones, nuestros misterios.
Tres alemanes una vez lo inspeccionaron;
Estuvieron midiéndolo con sus brazos estirados
Y escasamente sus dedos tocaron
Ofrecieron oro
Como ayuda al pueblo dinero recién acuñado
Pero tio Lev juró por su vida que nadie
Tocaría el roble mientras el respirara
Y entonces yo también
Por mi blanca barba juré
Que Tio Lev y su tribu
Estarían a salvo en nuestra casa de bosque

Rusalka

¡Seguramente!
¡Mi padre pronto a todos ahogará!

Duende del bosque

No dejes que lo haga.
Si lo hace, llenaré su lago
Desde el fondo hasta la orilla
con todas las hojas del año pasado

Rusalka

¡Oh, querido! ¡Que terrible!
¡Ja, ja, ja!


Rusalka desaparece entre el agua.


El duende del bosque, murmurando para si, se sienta sobre un árbol caído y enciende su pipa. De los juncos sale el sonido de una sopilka tocando un aire* tierno y ondulante. Mientras la melodía transcurre, todo en el bosque gradualmente revive. Primero los retoños de los sauces y los alisos abren, luego los abedules comienzan a sacar sus hojas. En el lago, los lirios de agua abren sus flores en sus colchoncillos. La rosa salvaje también comienza a ruborizarse con sus tiernos retoños.

De detras del tronco de un viejo, medio marchito, harapiento sauce, emerge Mavka. Ella viste ropa verde brillante, y su cabello negro, que cuelga suelto, tiene un brillo verdoso. Mavka realiza gestos con sus manos y soba sus ojos, como desperezándose.

*: En el apéndice se puede tener acceso a algunas partituras que la autora nos da, con instrucciones de cuando y cómo deben ser interpretadas, por Lukash, a lo largo del drama

Mavka

¡Oh, cuanto he dormido!

Duende del bosque

Mucho tiempo, niña.
Las anémonas hace tiempo cesaron de florear.
Y ahora el cucu su alarma suena
Se ha puesto sus botas escarlatas
Y pronto nos mide a todos el verano.
Ya desde el sur vienen volando los comensales:
Y andan de aquí a allá en el lago, alli, donde está claro,
Como amarillas bolas de pelusa, los patitos nadan.

Mavka

¿Y que fue lo que me despertó?

Duende del bosque

La primavera, tal vez

Mavka

Jamas escuché a la primavera cantar esa canción
Que oigo hoy.
¿O simplemente he soñado?

Lukash toca de nuevo

¡Alli, oid!….. ¿No es la primavera la que ahora canta?

Duende del bosque

¡Oh, no! Es un joven tocando su sopilka

Mavka

¿Un joven?
¿Tal vez será “Aquel que destruye los diques”?
¡Nunca esperé alguna cosa como esa de él!

Duende del bosque

Un joven humano es, sobrino de Lev,
Y Lukash su nombre es.

Mavka

No lo conozco

Duende del bosque

Porque no lleva mucho aquí.
Es de lejos; no de estos bosques,
Sino de los pinares
Donde nuestro Gran Padre
Pasa todos sus inviernos.
La viuda madre y su hijo huérfano
Tuvieron un hogar, para bien, con tio Lev

Mavka

Me gustaría ver como es él.

Duende del bosque

¿Para que?

Mavka

¡Será bueno para ver!

Duende del bosque

Ten cuidado como espias a estos jovenes humanos;
Es peligroso para ninfas de bosque como tu.

Mavka

Cuan inflexible te has vuelto, querido abuelo.
¿No intentas contenerme tanto
Como Duende de agua a Rusalka?

Duende del bosque

No.
Mi niña, No.
Pero duende de agua en
Su matorral a toda esa vida se ha acostumbrado
De vivir succionando otras vidas, mientras que yo
Respeto tu libertad. ¡Ve! Juega con el viento
Juega todo lo que quieras con el salvaje Fuego fatuo
Seduce a todos los espíritus para ti
Sean de agua, bosque montaña, campo o aire.
Pero mantente lejos de los caminos de los humanos, niña;
No encontrarás libertad allí, sino pesares en su lugar,
Que obstaculizarán tus pasos y te agobiarán, Mi niña
Una vez los empiezas a seguir de cerca, y tu libertad se fue!

Mavka

Riendo

¡La, la! ¿Por eso mi libertad perderé?
¡Eso es tal y como si el viento dejase de existir!


Lukash de pronto emerge con su sopilka. El Duende del bosque y Mavka precipitadamente se ocultan

Lukash está a punto de cortar un abedul para probar su savia. Mavka sale de pronto y lo toma por la mano.

Mavka

¡No, no, no toques!
¡No cortes el árbol, lo matarás!

Lukash

¿Porqué, niña, que pasa?
¡No soy un asesino!
Solo quería saborear la savia
De este árbol de aquí

Mavka

¡No la viertas!
Esa es su sangre.
¡No saques la sangre de las venas de mi hermana!

Lukash

¿Llamas a este abedul, “hermana”?
¿Como es eso?
¿Quien eres tu entonces?

Mavka

Soy Mavka, ninfa del bosque

Lukash


No demasiado asombrado, la examina de cerca

Entonces, ¡eres una ninfa de bosque!
He escuchado sobre ellas.
De los ancianos hace tiempo
Pero nunca, hasta ahora
Habia visto una por mi mismo

Mavka

¿Y querías ver?

Lukash

¿Y porque no debería?
Pero ve, tu eres justo lo mismo
Que cualquier otra chica…
… No… Como un hada mujer!
Tus manos son blancas,
Tu figura erguida y delgada.
Tus ropas, de alguna forma, no son lo mismo que las nuestras…
¿Porqué es que tus ojos no siempre son verdes?

La ve mas de cerca

Y, ahora, son verdes otra vez…
Hace un momento,
Eran azules como el cielo….y ahora son grises.
Como nubes de tormenta…. No, ahora son casi negros,
O tal vez cafés….Porqué, ¡tu eres maravillosa!

Mavka

Sonriendo

¿Tu piensas que soy bella?

Lukash
sonrojado

¿Como podría decirlo?

Mavka
Riendo

¿Quien mas lo puede decir

Lukash

¡Que preguntas las que haces!

Mavka
Francamente sorprendida

¿Porqué dichas preguntas deben ser una faena?
Ve alli, ¿no pregunta la rosa salvaje
“No soy bella”?
El fresno inclina su cabeza, sus ramas se doblan,
El dice: “Nadie tan bella como tu”.

Lukash

Nunca supe que árboles podian hablar asi
Pensaba que eran silentes cosas que crecen

Mavka

En el bosque no hay nada mudo

Lukash

¿Y tu siempre has vivido en los bosques?

Mavka

En toda mi vida nunca he estado fuera de él

Lukash

¿Viviste antes en algún otro lugar?

Mavka

De hecho….
Nunca habia pensado en semejante tema…

Y lo analiza un momento

Me parece que siempre aquí he vivido

Lukash

¿Y siempre has sido la misma que ahora?

Mavka

Creo que la misma he sido….

Lukash

Tu familia
¿Quienes son?
¿O tal vez no tienes a nadie aqui?

Mavka

Esta el Duende del bosque, a quien yo llamo “abuelo”
Y el me nombra su “hija”,
A veces “Niña”

Lukash

Bien, ¿que es el de ti?
¿Tu padre?
¿O tu anciano abuelo?

Mavka

Yo no sé
¿No es lo mismo?

Lukash
Riendo

¡Que pueblo mas raro en este bosque!
Si hay alguien a quien llames “madre”
O “abuela” ¿a que sería?

Mavka

A veces me parece que el sauce –
Esa anciana, medio marchita, es mi madre,
Pues durante el cruel invierno me albergó
Y en su interior algo suave colocó
Sobre lo que dormí

Lukash

¡Tu pasas el invierno aquí!
¿Y que labor hacías durante el invierno?

Mavka

¿Porqué, travieso?, dormí.
¿Quien trabaja en invierno?
El lago duerme, y el bosque, y los juncos.
El sauce me cruje: “Duerme, mi amor…”
Y siempre, soñaba lindos sueños, todo blanco:
En plateados ocasos,
Y vi gemas centelleantes,
Y alfombras hechas de pastos desconocidos,
Y flores, puras, blancas y resplandecientes.
Tranquilas, suaves estrellas,
Blanco claro, caían del cielo
Y se arreglaban en una glorieta blanca.
Limpias y puras debajo de ese pabellón al parecer.
Una guirnalda de transparente cristal parecía resplandecer por doquier…
Yo dormía; respiraba tan libre y tan fácilmente.
A través de esos sueños venían pensamientos sonrojados
que se convirtieron en tejido brillante.
Los sueños entonces tejieron, en dorado y azul
Eran pacíficos, tranquilos, no como los sueños de verano….

Lukash
Escuchando con mucha atención

Oh, de que forma tu hablas….

Mavka

Te gusta, ¿no?
El asiente con la cabeza
Esa sopilka tuya puede hablar con mejor lengua.
Tocame una tonada y me meceré a su son.

Ella toma algunas de las ramitas colgantes del abedul y, anudandolas juntas, fabrica un asiento sobre el que salta y comienza a mecerse suavemente. Lukash, reclinado sobre el roble, toca su soplika de junco sin quitar los ojos de Mavka. El toca algunas canciones primaverales y Mavka, escuchando, involuntariamente se une cantando las melodías que el interpreta.

“que deleitosa es la melodía
De confuso dolorby alegría;
Duele profundo en el pecho
Y el Corazón clava con una varilla”


Un cucu responde a la música, un ruiseñor sigue muy sagaz. La rosa silvestre florea con mayor ardor, las flores blancas del arándano se abren, el acerolo se torna rojo ruboroso, e incluso los negros espinos sin hojas comienzan a sacar tiernos retoños


Mavka, en trance, se mece tranquilamente, sonriendo, mientras que en sus ojos se vislumbra  una melancolía que sale casi en forma de lagrimas. Lukash, percibiendo esto, cesa de tocar..

Lukash

¿Porqué lloras, muchacha?

Mavka
Pasando sus manos por los ojos

¿Lloraba yo?
De hecho… Ah, ¡no!
Es por el rocío vespertino.
El sol se oculta….
Ves, sobre el lago.
La niebla se levanta….

Lukash

No, ¡aun es temprano!

Mavka

¿No te gustaría que el día hubiese transcurrido?

Lukash mueve  su cabeza en señal de negación

¿Porqué no?

Lukash

Mi tío entonces me llamaría a casa

Mavka

¿Te agradaría mucho quedarte conmigo?

Lukash mueve su cabeza afirmativamente

Ya ves. Hablas tal y como lo hizo el fresno

Lukash
Riendo

Debo aprender como lo hacen los demás aquí,
Pues quiero pasar el verano en este lugar

Mavka
Con alegría

¿En serio?

Lukash

Mañana comenzamos a construir justo aquí

Mavka

¿Tu construirás una casa?

Lukash

No. Solo una cabaña de primero.
Junto con un corral.

Mavka

Justo como las aves:
Toman un montón de penas para construir un nido
Y luego lo abandonan.

Lukash

No. Construiremos algo para siempre

Mavka

¿Como para siempre?
Acabas de decir que sólo pasareis el verano aqui.

Lukash
Avergonzado

Bien, no lo sé….
Fue Tio Lev quien dijo
Que me daría un pedazo de tierra y una casa
Pues quiere que en otoño yo me case.

Mavka
Alarmada

¿Casarte con quién?

Lukash

No lo sé. Mi tío no me dijo,
Y probablemente ni siquiera ha encontrado a la muchacha.

Mavka

¿No puedes tu encontrar una pareja por ti mismo?

Lukash
Viéndola directamente

Probablemente podría, pero……

Mavka

¿Qué?

Lukash

Oh, nada….. pero…..


Rompe la conversación al comenzar a interpretar una melodía de aire melancólico en su sopilka, tras lo que deja caer sus manos y se hunde en una profunda melancolía de pensamientos

Mavka
Tras un pequeño momento de silencio

Cuando las personas se vuelven pareja, ¿lo hacen por mucho tiempo?

Lukash

De por vida, ¡por supuesto!

Mavka

Porque, eso es como las palomas…..
A menudo las envidio, con ternura;
Se aman mutuamente… Pero jamás he conocido
Semejante hermosura, a menos que se trate del abedul
Y por eso le llamo “hermana”, aún
Ella siempre parece tan desconsolada, tan pálida,
Tan arqueada y estremecida, emitiendo lúgubres sonidos;
A menudo me hace llorar cuando la veo.
El aliso no me gusta; es demasiado tosco.
El álamo temblón, de algún modo, siempre me asusta;
Seguramente siente miedo, pues tiembla todo el tiempo.
En roble es demasiado rígido. Y la rosa salvaje
Es espinosa, como el espino blanco y el escaramujo.
El fresno, el platanillo, el arce, ellos son orgullosos.
El arándano se pavonea en su orgullo,
De belleza, que a él nadie mas le importa, sino él mismo.
Yo fui como él el año pasado, me parece,
Pero ahora, de algún modo, me enferma con facilidad;
Pues cuando uno piensa en ello, es cierto que aquí
Estoy absolutamente sola….

y cae en un estupor de melancolía

Lukash

Tu sauce. Al que tu llamas “madre”, ¿que hay de ella?

Mavka

¿El sauce?…. ¡Ah!, es bueno estar con ella en invierno,
Pero en verano, ¡oh, es muy seca!
Siempre crujiendo: “ya viene el invierno…”
¡No!, estoy sola….. Estoy totalmente sola….

Lukash

Aquí en los bosques no hay sólo árboles,
Sino también un sinnúmero de espíritus de todas clases.
juguetea maliciosamente
No seas tan lastimera, pues hemos escuchado
De tus deportes, tus travesuras, ¡bromas!

Mavka

Todos esos son solo repentinos gustos del viento,
Que se levanta precipitadamente, se arremolina, y desaparece.
Por aquí no hay nada como lo que vosotros teneis… ¡De por vida!

Lukash
acercándose más

¿Te gustaría eso?

de repente se escucha un grito fuerte de Tio Lev

Voz

Hey, ¡Lukash!, ¿donde estás?

Lukash
respondiendo
Aquí estoy, ¡Ya voy!

Voz

Bien, ¡ven de una vez!

Lukash

¡Que hombre tan impaciente!
Y le grita en respuesta
¡Ya voy!
Y comienza a irse

Mavka

¿Regresarás?

Lukash

No podría decirlo


Y desaparece entre los arbustos.
Saliendo del bosque, volando, aparece Fuego Fatuo , un joven muy apuesto, vestido de rojo, con un mechón de cabello rojizo movido por el viento. Trata de abrazar a Mavka, pero ella lo evade.

Mavka

¡No me toques!

Fuego Fatuo

¿Porqué no, presa?

Mavka

Vuela por ahí, y ve
Cómo en los campos los cultivos verdes se tornan

Fuego fatuo

¿A mi que me importan esos cultivos?

Mavka

Bien, aquí tu encontrarás
A tu Espíritu del campo, quien está ocupada en el centeno.
Ya ha comenzado a tejer para ti.
Una guirnalda del mas vívido verde.

Fuego Fatuo

Ya la había olvidado

Mavka

Olvídame a mi también

Fuego Fatuo

Ahora, ¡no hagas mofa de mi!
¡Ven, volemos!
Te llevaré más allá de las verdes montañas.
Siempre quisite ver al abeto y al pino.

Mavka

Ahora no deseo hacerlo

Fuego Fatuo

¡Que!
¿Y ahora porque no?

Mavka

Porque he perdido el deseo

Fuego Fatuo

¡Que locura!
¿Porqué has perdido el deseo?

Mavka

No me interesa

Fuego Fatuo
engatusando, da vueltas en torno a ella

¡Volemos, volemos hasta lo alto!
Y alli están mis hermanas granizo,
Los espíritus de la montaña,
¡Tan libres como la cola del cometa!
En danzas circulares alrededor tuyo ellas darán un paseo,
¡Tan brillantes como el camino del rayo!
De los helechos para ti las frágiles flores cortaré;
Para arrancar estrellas del cielo, yo se que no puedo fallar:
Sobre las nieves de la montaña un velo mágico tenderé
Para mantenerte de todo embalado.
Y de forma que puedas llamar tuyo a la corona del bosque,
Podemos derribar al Rey-Dragon de su elevado trono,
Y poner como defensa a cada montaña, ¡roca y piedra!
Luego mi corazón abandonado regocijaré!
Desde la noche hasta la mañana
Un resplandeciente vestido
A ti siempre traeré.
Y coronas de flores vestirás.
Y en las danzas compartiré
Sobre alas de ave te llevaré
Tan lejos como los mares carmines,
Donde el acaudalado sol
Su dorado tesoro ha colocado en secretas profundidades.
Y luego podemos echar una ojeadita al domicilio de las estrellas
Y desnudar de su plateado brillo, y con la carga.
Tejeremos para nosotros una sombra de terciopelo.
Entonces cuando venga el amanecer,
Y las nubecillas blancas estén revueltas,
Para reunir en los cielos como un brillante rebaño aborregado,
Que bebe el agua clara de la tranquila pileta,
Descansaremos como amantes
Enamorados sobre los floreados…

Mavka
impaciente
¡Tonto!

Fuego Fatuo

¡Que tan áspera has roto mi rima!
ofendida y maliciosamente
¿Has olvidado el último verano?

Mavka
con indiferencia

El último verano de mi memoria borré.
Lo que fue cantado murió en el sueño invernal;
Ninguna memoria provoca.

Fuego Fatuo
Misteriosamente, con urgencia

¿Que hay con esa arboleda de robles?

Mavka

Fui a juntar bayas, supongo….

Fuego Fatuo

Tal vez para buscar algún rastro mio… ¿Quien sabe?

Mavka

Yo arrancaba jops silvestres de los árboles, pienso…

Fuego Fatuo

¿Para hacerme un sofá en donde hundirme?

Mavka

¡No guirnaldas fragantes para agraciar mi negro cabello!

Fuego Fatuo

Esperabas, tal vez, abrazar un corazón enloquecido?

Mavka

No, solo el abedul se preocupa por mi.

Fuego Fatuo

¿Pero había alguien a quien deseabas ver?

Mavka

¡Ja, ja, ja!. Yo no sé.
¡Pregunta en la arboleda si fue asi!
Me iré y adornaré hoy mi cabello con flores….

Y comienza a irse adentrándose en el bosque

Fuego Fatuo

¡Cuidado!
¡El frio rocío golpea con menoscabo!

Mavka

Mietras la brisa está soplando,
Y el sol está brillando,
¿Quien temería a los rocios helados?

Sale corriendo y se desvanece entre el bosque

Fuego Fatuo

Espera un momento, muchacha,
¡Con anhelo estoy cargado!
¿Donde estás, donde?


El también se interna en el bosque. Por unos pocos momentos se ve un destello de su vestimenta roja pasando por entre los árboles y su voz se escucha a lo lejos, haciendo eco: “¿Oh, Donde? “

El carmín del sol del ocaso baña el bosque, y luego se desvanece. Una niebla blanca emerge del lago. Tio Lev y Lukash llegan al claro en el bosque.

Tio Lev
Murmurando con enojo

¡El maldito duende de agua! ¡Ojalá se seque!
Al haber terminado de pescar.
Comencé al lago en barca cruzar
Sólo quería al otro lado llegar.
Pero él subió y el fondo de mi bote vino a agarrar
Con fuerza y no lo quiso soltar
No pude moverme, ¡me hubiera podido ahogar!
Pero no soy tal tonto; su barba pude tomar
Con mi mano la retorcí,
Y mi cuchillo de mi cinturón pude sacar, por Dios,
¡Que lo hubiese partido en rodajas!, pero la desventurada niebla,
¡Un golpe y mi barca pudo hundir!
Apenas con vida a la orilla pude salir,
Además de mi barca y pesca perder… ¡El sucio bribón!
a Lukash
Y algo, también, seguramente te atrapó
Lloré y grité, bramé hasta enronquecer.
¿En donde estuviste todo el tiempo?

Lukash

Ya te dije dónde.
Nada más una sopilka me fabriqué

Tio Lev
Sonriendo, ya habiendo recuperado su buen humor

¡Eh, muchacho, no intentes mentir!
Eres aun muy joven para en eso incurrir.
Lastima la lengua.  Mejor busca, sin tiempo perder.
Leña seca en el bosque, para fuego encender.
Asi yo mi ropa secar,
pues asi empapado, a casa no he de regresar.
Pues antes de llegar allí,
Seguramente asaltado por alguien seré,
Alguien que aquí no nombraré,
¡Su nombre omitiré!
Pues en lo venidero
Con ella mi alma atormentaré.

Lukash se introduce en el bosque, en donde momentos después se escucha el crujir y romper de ramillas secas para el fuego

Tio Lev
Sentado sobre las retorcidas raíces de un roble, intenta juntar fuego para encender su pipa

¡Buen pesar!, ¡es de golpear y golpear!
Mojado está el pedernal,
La yesca se acaba de terminar….
¿Tal vez en este viejo roble
Un poco de pebete seco pueda encontrar
Que seco suficiente llegue a estar
Y mi pipa poder alumbrar?

Se agacha para revisar dentro de las raíces del roble.

De la niebla sobre el lago emerge una blanca  figura femenina, mas como un manojo de vapor que como una figura humana. Los finos dedos en sus largas manos blancas se levantan amenazantes mientras la figura avanza hacia Tio Lev.

Tio Lev
estupefacto

¿Que es esto?
¿Un fantasma?
¡Aha!
Ya sé.
Esta bien, ¡antes ya lo he visto!


Recobrándose, toma algunas raíces y hierbas de su billetera y las extiende hacia el fantasma que se aproxima, como si quisiera protegerse de él. El espectro se retira un poco. Tio Lev pronuncia un hechizo, hablando mas rápido y mas rápido conforme avanza

Espiritu del mal,
Sombra febril
Ardor fantasmal,
Estremecimiento…. il!
¡Vete de regreso a la hez,
Retorna al cieno.
A donde la gente buena no va,
A donde las aves a beber no van
A donde mi voz no escuches más!
Aqui ningún poder osarás emplear
Para mi blanco cuerpo arruinar,
Ni la médula de mis huesos disfrutar,
Tampoco con mi sangre roja jugar,
Ni la salud de nadie fastidiar.
¡Vuela tu, espectro, vuela!
¡Perece, fantasma, muere!


El fantasma lentamente se retrae, regresando al lago para disolverse entre la niebla.

Lukash retorna con una carga de leña en los brazos, se recuesta frente a su tío, saca su pedernal, su yesca, y enciende fácilmente una fogata.

Lukash

Bien, tío, calientate

Tio Lev

Gracias, mi muchacho.
Eres bueno con tu viejo tío.
Enciende su pipa en el fuego
¡Ah, esto es bueno!


Colocando su morral bajo la cabeza a modo de almohada, se estira frente al fuego y se queda contemplandolo con los ojos semi cerrados.

Lukash

Supongo que contarás una historia, tio.

Tio Lev

Ves.
¡Aun eres un chico!
¿Cual prefieres?
¿La del hechicero?
¿O la de Tromsina, el Gnomo?

Lukash

Las dos ya he escuchado.
Yo se que mejores historias sabes,
Que nadie más, tan bien puede relatar.

Tio Lev
Tras pensar un momento

Muy  bien, aquí va:
Te narraré sobre La Princesa de la Ola
Y comienza a recitar en una canción calmada, en tono medido
Cuando la casa caliente está
Y todos de buen humor
Nos gusta historias narrar
Hasta del día el despuntar..
Mas allá del poderoso barrido del bosque
Mas allá de las rompientes profundidades del mar,
Mas allá de las sublimes estepas montañosas,
Existe una maravillosa, playa encantada
Donde Urai la tierra gobierna.
Y en ese terruño el sol nunca se mete
Alli la luna siempre resplandece
Las estrellas que brillan en ese maravilloso lugar
Sa mantienen todo el tiempo en jugar.
De todos esos luceros el más resplandeciente
Cuyo nombre era Prodigio de Plata.
Su pequeño rostro tan bello
No llevaba en defecto ni un poco
Su suelto cabello brillaba con el sol,
Su arma plateada en su mano relucía…..

Lukash

Pero… ¿Que con la princesa?

Tio Lev

¡Eh!, ¡sólo espera!

Ahora, cuando prodigio de plata a sus años de masculinidad aproximaba,
Sobre su fortuna mucho pensaba,
Y de esto en reflexiones comenzaba:
” De entre todos el mas guapo Me he convertido,
creo,
Y mi felicidad aun no consigo.
¡Madre estrella”, con volumen le comenzó a gritar:
¿A donde una novia debo buscar?
¿Entre la hidalguía talvez indagar?
¿O dentro de la orgullosa nobleza,
O talvez está en la realeza,
O en los lacayos con simpleza?
¿No hay una princesa ideal que pueda conseguir,
Que valga para conmigo, la vida compartir?
Tio Lev en este momento se comienza a dormir

Entonces el partió,
Hasta que al azul océano arribó,
Y allí, sobre el mar un collar de perlas arrojó….

Lukash

¡Hey, Tío!… Seguramente algo se te pasó.

Tio Lev

¿Tu crees?….
Bien, ¡creo que eres tu quien no presta atención!

…. Entonces, del océano, una monstruosa ola surgió,
Y esta unos caballos despidió,
Tan rojos como el fuego,
y en el carruaje….
Y se detiene, vencido por el sueño

Lukash

¿Y entonces que?
¿Una princesa iba en el carruaje?

Tio Lev
Medio dormido

¿Que?…. ¿Como?…. ¿Que princesa?

Lukash

¡Ah!, Casi se durmió.


Por algún lapso de tiempo, Lukash queda mirando pensativo al fuego; luego se levanta y se aleja de éste. Se pasea un momento por la pradera, tocando su sopilka, muy quedo, casi inaudible.
Mientras tanto, el bosque se llena de oscuridad, aunque esta no es densa, sino transparente, como es usual justo antes que salga la luna. Las llamas chisporroteantes del fuego parecen ser llevadas sobre una misteriosa danza con las sombras. Las flores más cercanas a la fogata ahora parecen brillar a todo color, y se van desapareciendo en la gruesa oscuridad. A lo largo del borde del bosque los troncos de los álamos y abedules asoman extrañamente. El viento primaveral sopla caprichoso, corriendo a través de los árboles y sacudiendo sus ramas. La niebla sobre el lago se amontona en olas blancas entre los arbustos, y los juncos y álamos ocultos en la densa niebla flotante parecen susurrar entre ellos.

De la espesura, sale Mavka corriendo, a prisa, como huyendo. Su cabello dearreglado, su vestido desordenado. En el claro se detiene y voltea a ver por todos lados, presionando su pecho con las manos, continúa corriendo en dirección al abedul, y de nuevo se detiene.

Mavka

Gracias grandes, O mágica noche,
Por tu protección en mi vuelo
Y tus senderos, que mi búsqueda asistieron
¡Y al abedul a mi me trajeron!
¡Oh hermana mía, protégeme ahora!
Mavka se esconde tras el abedul, abrazando fuertemente su tronco

Lukash
Aproximándose en silencio al árbol

Mavka, ¿eres ru?

Mavka
Rápidamente

Si

Lukash

¿Corrías?

Mavka

Como una liebre

Lukash

¿Estabas huyendo?

Mavka

Si

Lukash

¿De quién?

Mavka

De él, quien es fuego en si

Lukash

¿Y dónde está él ahora?

Mavka

¡Chitón, chitón! O vendrá volando en este momento.
Un momento de silencio

Lukash

¡Como tiemblas!
Y puedo sentir el abedul temblando,
Y todas sus hojas están susurrando.

Mavka

¡Ay! Tengo miedo de recostarme en él,
Por ello aquí no me debo quedar!

Lukash

Entonces reclinate en mi.
Soy fuerte….
Te abrazare y también te defenderé.

Mavka se apoya en Lukash, y permanecen en un abrazo apretado. La luz de la luna empieza a alimbrar cubriendo el bosque. Se riega por todo el claro y se detiene bajo el abedul. Desde el bosque se escucha el trino del ruiseñor y todas las voces de la noche primaveral. La brisa sopla caprichosa. Rusalka emerge de la ya iluminada niebla, y silenciosamente contempla la joven pareja.

Lukash presiona a Mavka más cerca de él, baja su cara lenta y lentamente hasta la suya, y repentinamente la besa

Mavka
Recio, en un éxtasis

¡Oh, alegría!
¡Una estrella del cielo ha caído en mi corazón!

Rusalka

¡Ja, ja!


Con esta carcajada y un chapoteo, Rusalka se sumerge en el agua

Lukash
Sorprendido

¿Que fue eso?

Mavka

Rusalka, ¡eso fue todo!
Mi compañera, ningún daño nos hará,
¡No temas!
Ella es voluntariosa,
Y le gusta burlarse de los demás.
Pero que me importa….
Ya no me importa nada más
en todo el mundo.

Lukash

Te importo yo, ¿no?

Mavka

Eres mi mundo, más espléndido, mas amado,
Que aquel a quien hasta ahora conocí
Y el es mas espléndido
Desde que nosotros dos uno solo somos.

Lukash

¿Entonces nosotros dos ahora uno somos?

Mavka

¿Al ruiseñor no puedes escuchar,
La canción nupcial cantar?

Lukash

Es cierto….
Oigo que ya no chilla,
O trina como solía. Ahora canta:
¡Bésala ahora!
¡Bésala!
¡Bésala!

Entonces Lukash da a Mavka un largo y tembloroso beso

¡Y a ella besaré!
¡Hasta la muerte lo haré!

Se levanta un soplo de viento que arremolina flores blancas y las hace caer en una suave lluvia como nieve sobre el claro del bosque

Mavka

¡No, no!, ¡No debo morir!
Eso sería….

Lukash

¿Que dices?
No quise asustarte

Mavka

Aunque precioso sería morir,
Como una estrella fugaz

Lukash
Hablando con ternura

¡Suficiente!
¡No hables de cosas como esa!
¡No digas nada!
¡No hables de nada!
¡Ah, no hables!
¡La forma como te expresas rara es! ,
Pero, de algún modo, dulce de escuchar….
¿Porqué no hablas más?
Ah… ¿Te acabo de enojar?

Mavka

Te estoy escuchando
Hacer el amor

Mavka toma en sus manos la cabeza de Lukash, le voltea el rostro hacia luz de la luna y la observa

Lukash

¡No hagas eso!
Me causa temor,
Tus ojos escudriñan entre mi alma…
No lo puedo resistir.
Háblame, bromea….
Pregunta, dime que te gusta, o ríe….

Mavka

Tu voz es clara como el arroyo;
Tus ojos, no obstante, opacos están.

Lukash

Tal vez la luna
No brilla lo suficiente

Mavka
Apoyando su cabeza sobre el pecho de Lukash, y como desvaneciendose

Tal vez

Lukash

Oh, ¿has desfallecido?

Mavka

¡No, shhh! Quiero tu corazón oir hablar alto.
Lo hace, pero débilmente, como las noches de primavera.

Lukash

¿Porqué debes intentar de escucharlo?
¡No lo hagas!

Mavka

¿Dices que no lo debería hacer?
¡Entonces no lo haré, amor!
¿No debería, no debo?
Entonces nunca lo haré
¡Querido corazón!
¡Te miraré, dulzura!
¿No estás acostumbrado a ello?

Lukash

Nunca antes enamorado estuve
Por eso nunca supe
Que el amor tan dulce es.
Mavka lo acaricia apasionadamente hasta que el grita en éxtasis
Me estás sacando el alma

Mavka

¡La sacaré!
Extraeré tu alma cantante a mis brazos,
Encantaré tu corazón con lijdas palabras y encantos….
¡Con besos tus labios sellaré,
Hasta que deseen,
Hasta que ardan,
Como lo hacen los capullos de la rosa!
¡Y estibare dentro de tus ojos azul profundo,
Hasta que resplandezcan,
Y lancen rayos,
como hacen las brillantes estrellas en el cielo!
Súbitamente ella aplaude
¿Pero como esos ojos tuyos podré atraer?
Con flores aun no estoy adornada

Lukash

¡No es necesario!
Tu eres bella sin ayuda de flores

Mavka

¡No, no!
Quiero estar adornada con flores, para ti, como debe ser una reina del bosque!

Mavka corre hacia el otro lado del claro, alejándose de la orilla del lago, en donde están las plantas que florean

Lukash

¡No!, ¡espérame ñ!
Te pondré yo mismo las flores.
Y corre tras ella

Mavka

¡Ay!… Las flores…. Por la noche….. Su colores van a dormir.

Lukash

¡Mira!, ¡luciernagas en el pasto!.
Juntaré algunas y te las colocaré en el cabello,
para que brille. Formarán una bella
corona de destelleantes estrellas.
Y coloca algunas luciérnagas en el cabello de Mavka
No… Déjame echar un vistazo…. ¡Que belleza!
Fuera de si por la alegría, la hala hacia él para abrazarla fuerte, y luego la suelta
Debo recolectar aún más. ¡Te vestiré
Como si fueras una reina en túnica de joyas!
Y se pone a buscar más luciérnagas en el pasto a lo largo de los arbustos

Escena del balet “Lisova pisnia” – La canción del bosque

Mavka

Cortareñé algunas flores del arándano.
Ella no duerme; el ruiseñor la mantiene despierta.
Ybcorta algunas flores blancas, colocándolas para adornar su vestido con ellas

Rusalka

Emerge de nuevo de la niebla. Dándose la vuelta hacia los juncos, susurra:
Pequeños niños perdidos, despertad;
Ahora con vuestras linternas la noche iluminad.


Se ven dos luces moviéndose entre los juncos. Entonces salen los dos bebés dormidos, cada uno llevando una linterna. Las luces brillan por completo en momentos, y en otros se debilitan hasta casi extinguirse por completo. Rusalka los reúne y los haka hacia ella, susurrando y señalando hacia la tenue figura de Lukash, quien aún en una intoxicación de alegría, junta luciérnagas entre los arbustos.

Ved allá, ese que está vagando,
Es como el padre que os ha abandonado,
Quien a vuestra difunta madre hubo arruinado,
Habiéndola en soledad morir dejado.
¡El no debe seguir viviendo!

Bebes Perdidos

¡Ahógalo entonces!

Rusalka

Nonme es permitido;
El duende del Bosque lo ha prohibido.

Bebés Perdidos

Pero no somos tan fuertes;
Sino demasiado pequeños.

Rusalka

Vosotros sois chiquiticos
Livianos y brillanticos.
Con vuestras pequeñas manos de seguro,
a cualquier humano poneis en un apuro.
A la embestida entonces id,
Donde Duende del Bosque no pueda oiros.
Cuando el chico veais salir,
Vuestras linternas habrais de extinguir
¡Desapareced!
Como luces siempre engañando
Y en caminos las mentes trastornando;
Sobre juncos al ataque brillando,
Guiadlo a pantanos, entre el fango.
Y cuando se esté resbalando,
A lo más profundo lo estareis enviando,
¡Alli entonces lo acabaré, sin peros!
¡Ved, pues, ahora ligeros!

Bebés perdidos
Hablando entre ellos mientras proceden en su misión

Ve por allí, yo este camino tomaré
Y en el lago a ti me uniré.

Rusalka
Exaltada

¡Ya partieron!

Ella se dirige a prisa a un sitio pantanoso, toma un puñado de agua y lo lanza hacia atras sobre su hombro. De detrás de los arbustos salta Kutz. El es un pequeño diablillo, un duende similar a un maniquí

Kutzie, Kutzie, ¿donde estás?
Aquí, frente a mi, ¡mi mano besarás!
Con un gesto imperativo estira su mano, que Kutz besa apurándose

Kutz

Señora, ¿que ahora deseáis?

Rusalka

Para ti he preparado algo que gustáis.
Si no has perdido puntería.
Y apuntando hacia Lukash
Ve allí, ¿estás bien acostumbrado a esta cacería?

Kutz
Con un movimiento ondulante de su mano

¡Cualquier cosa que ande por el lodo,
Para la boca lo es todo!

Rusalka

¡Esa es carne para ti!
Alegría a ti dará y a tu abuela también agradará.

Kutz salta entre los arbustos y desaparece. Rusalka se dirige hacia los bebés perdidos, quienes continúan encendiendo y apagando sus linternas y moviéndose havia adelante y luego hacia atrás en movimientos circulares.

Lukash
Aun buscando luciérnagas, nota las luces

Que bellas luciérnagas, ¡tan activas y brillantes!
Unas tan espléndidas no había visto…! Tan grandes!
¡Debo atraparlas!
Lukash las persigue, primero a una, luego la otra. Sin percibirlo, las luces lo guían hacia los puntos peligrosos

Mavka

¡No las sigas!
¡Querido, no las persigas!
¡Son los Bebés perdidos!
¡Te llevarán al peligro!
Entonces, absorto Lukash en la cacería, no la escucha y continúa. Entonces en un grito repentino:

Lukash

¡Dios, me voy!
¡En las algas me he enredado!
¡Hacia abajo estoy siendo halado!

Mavka viene corriendo a ayudarlo mientras grita. No puede alcanzarlo, sin embargo, pues él se ha hundido en el fango a algina distancia de tierra firme. Tomando su cinturón con una mano, le arroja el otro extremo a Lukash

Mavka

¡Atrapalo!
Pero falla, no cae cerca

Lukash

¡Oh, no alcanzo!
Ahora… ¿Que?

Mavka
Corre hacia el sauce, cuyas ramas cuelgan sobre el agua

¡Oh, querido sauce!
¡Oh, madre mía, por favor, sálvalo!

Rapida como una ardilla, Mavka trepa el árbol y, aferrándose a las ramas más externas, de nuevo lanza el otro extremo de su cinturón. Esta vez cae cerca de Lukash, quien logra tomarlo y Mavka lo hala hacia ella, tendiendole la mano cuando ya puede, y luego lo ayuda a subir al árbol.
Rusalka, en el agua, emite un obtuso gruñido de disgusto y desaparece entre la niebla. Los bebés perdidos también se desvanecen.

Tio Lev
Despierto por los gritos

¡Hey, ahora! ¿Que es esto?
¿Un espanto aquí otra vez?
¡Lejos de aquí, maldito!
Viendo alrededor
¡Hey, Lukash!, ¿En donde estás?

Lukash
Desde el sauce

¡Aquí arriba, aquí arriba!

Tio Lev
Acercándose y mirando havia arriba del árbol

¡Baja de una vez, digo!
¡Y la chica también!
Lukas desciende del árbol, pero Mavka permanece donde está

Lukash

¡Oh, Dios! Por poco me ahogo allí entre las algas.
Pisé un agujero, y ella es quien
Apuntando a Mavka
Quien de alguna forma me salvó la vida.

Tio Lev

¿Y porqué estabas husmeando por alli a la muerte
De noche, como si fueras un espanto?

Lukash

Perseguía una luciérnagas…
Y no concluye, por vergüenza

Tio Lev
Quien ahora nota las luciérnagas en el cabello de Mavka

Debi haberlo sabido sin que me lo dijeras.
¡Veo por mi mismo lo que está sucediendo!

Mavka

Oh, Tio, yo soy quien lo rescató.

Tio Lev

Solo escuchala: “Tio”.
¡Ahora tengo una sobrina!
¿Y quien fue quien a él tendió la trampa?
Moviendo su cabeza en señal de desaprobación

¡Vosotros, pueblo del bosque!
¡Aqui está vuestra lealtad!
¡Buscaré al Duende del Bosque por esto,
Para que no se vaya de nuevo!
Rellenare a ese bigotudo pedazo de astucia,
¡Cuando aparezca!
¡El envía a sus muchachas a hacer su trabajo sucio,
Mientras el permanece fuera de la vista!

Sauce llorón en Ucrania – Salix babilonica

Mavka
Bajando ligera del árbol

¡No, no! La culpa no es de él.
¡Que el Rey Dragón vierta su furia sobre mi, si esto no es cierto!
¡Y yo soy inocente!

Tio Lev

Bien, ahora te creo,
Pues ese es tu mas grande juramento. Yo sé.

Lukash

¡Oh, Tio!. Ella fue quien me salvo la vida.
¡Así Dios me ayudó!
¡Sin ella, me hubiera ahogado!

Tio Lev

¡Bien, muchacha!
Aunque no poseas un alma,
Tienes un bueno ybamable corazón.
Me perdonarás, por lo que dije en cólera.
A Lukash
¿Porque estabas tu persiguiendo
Luciérnagas en este peligroso pantano?
¿No había ninguna en los arbustos de la tierra seca?

Lukash

Pero esas eran tan grandes, ¡tan brillantes!

Tio Lev

¡Aja, los conozco!
Eran esos Bebés perdidos.
Bien, espera.
¡Mañana traeré unos cachorros
que no le temen a las brujas,
y entonces veremos
Quien va a gimotear aqui!

Voces de los bebés perdidos
lamentándose miserablemente, casi como el croar de las ranas

¡No, abuelo, por favor!
No somos culpables.
Afuera, entre las algas,
Juntábamos juncos.
No teníamos idea
Que visitantes aquí había
O nunca hubiésemos salido
Fuera de la espuma.
Bebés tan débiles y frágiles,
¡Solo podemos llorar y lamentar!

Tio Lev

¿Notais cómo la traicionera niebla se escabulle
Para esconder a la procreación de las brujas?
¡Bien, que lo intente!
Pronto descubriré quien es aquí culpable, y quien no….
A Lukash
Bien, sobrino, ¿no crees que es ya jora de empezar el regreso a casa?
A Mavka
¡Adiós, mi muchacha!

Mavka

¿Vendréis de nuevo mañana?
Puedo mostraros dónde encontrar
Buena madera para vuestra casa

Tio Lev

Veo que has husmeado en todas nuesttas aventuras.
¡Eres lista!
Bien, puedes venir.
Me he acostumbrado a ti, y Vosotros debeis
Acostumbraros a nosotros.
¡Vámonos!, ¡adiós!
Y se van

Mavka
Mas hacia Lukash que a Tio Lev

Os estaré esperando

Lukash se separa de su tío, quedándose atrás, y en silencio aprieta ambas manos de Mavka, la besa sin emitir sonido, y alvanza rápidamente a su tío, partiendo junto a él del bosque

Mavka
Sola

Querida noche, ¡puedes transcurrir mas ligera!
¡Perdona!, pues un día hasta ahora no había conocido
Tan bendito, tan feliz, un día tan brillante,
Tan calmo y tierno, ¡Oh, noche!
¿Oh, abedul, porqué siempre tan melancólico ser?
¡Cuidame, hermana, llena de éxtasis!
¡Oh, Sauce, no más sobre las aguas llorar!
Se amable, mientras tu niña aquí mantiene su amor.
Y dime, Oh padre, tu oscuro soto,
¿Donde es mejor para mi esta noche vagar?
La noche es breve, pero larga la separación…
¿Que me depara el destino, pena o canción?

Escena del balet “Lisova pisnia” – La canción del bosque

La luna se hunde tras la oscura masa boscosa. La oscuridad, negro aterciopelado, envuelve el claro. Nada es ajora visible, excepto las brasas moribundas de la fogataz peronpor las luciérnagas que adornan su cabello, se puede seguir a Mavka mientras vaga por entre los árboles. Su corona luminosa en ocasiones brilla como un círculo completo, pero luego de nuevo en chispas separadas hasta que se dispersa por completo en la noche. Cae un profundo silencio de media noche, roto solo ocasionalmente por el crujir de las hojas en el bosque, un sonido como si alguien estuviera husmeando en su sueño.

Video con la obra de teatro

Advertisements